Buscador
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
04-01-2022, 12:04:42 PM

Las startups mexicanas enfrentan a nuevos obstáculos, pero la innovación cobra fuerza

En 2021 los primeros unicornios de México alcanzaron millones de dólares de inversión. Ahora los ojos del mundo ven a las startups mexicanas.

© Depositphotos.com

Durante siglos, la expresión ‘Ingenio Mexicano’ se ha utilizado con un toque de amarga ironía, refiriéndose a soluciones inusuales o creativas (y a veces a medias), haciendo que funcione con lo que está disponible. Pero esa misma cultura improvisada e ingeniosa de los negocios mexicanos en medio de una infraestructura limitada está dando increíbles frutos en el mundo de las startups y la tecnología. El ingenio mexicano moderno utiliza una dosis de creatividad, una pizca de improvisación y una enorme capacidad de adaptación para impulsar la innovación.

Este último año, los primeros unicornios de México han alcanzado millones de dólares de inversión, lo que no hace más que aumentar los ojos globales que observan el ecosistema mexicano de startups. Sólo en junio de 2021, un centenar de startups mexicanas levantaron 506 millones de dólares en capital, sólo un poco menos que el año 2020 donde percibimos un pico de 831 millones de dólares.

Según los emprendedores actuales, una empresa que ha conquistado el mercado mexicano puede triunfar en cualquier lugar fuera de México. Después de todo, cualquiera que logre superar los notorios obstáculos locales (corrupción, trámites burocráticos, instituciones públicas débiles y alta competencia por el capital inicial) ha demostrado que su idea de negocio es digna de un bombo mundial. Superar estos obstáculos significa convertirse en la prueba viviente del ingenio mexicano moderno.

Aunque hay más cosas en el ecosistema de las startups mexicanas que deberías conocer.

Cómo de grandes ideas surgieron empresas resilientes durante la pandemia

Las sumas que llegan a América Latina siguen aumentando, y las empresas emergentes se apoderan de todo el subcontinente. The Latin American Startup Directory (Directorio de Startups en LATAM) ha observado dos años consecutivos de récord en inversiones de capital de riesgo (venture capital). Las startups de toda América Latina alcanzaron 488 acuerdos por valor de 4.000 millones de dólares en 2020, de los cuales México y Brasil alcanzaron las mayores cuotas.

A pesar de la crisis económica que azotó a la región debido a la pandemia, nacieron los primeros unicornios de LATAM, cuatro de los cuales son mexicanos: Kavak, Bitso, Clip y Konfío. Esta última, una empresa de tecnología financiera, acaba de conseguir una financiación de serie E de 235 millones de dólares.

Al hablar de las tendencias tecnológicas actuales en la economía, André Barrence, Jefe de Google para Startups, declara: “América Latina está viviendo el mayor y mejor momento. Tenemos una excelente velocidad porque el ecosistema se ha desarrollado bien en los últimos cinco años. Hay una base sólida, y parece que todo está sucediendo a la vez en este momento”.

De acuerdo con Ron Oliver, director de Startup México (SUM), cerca de la mitad de las startups que operaron durante 2020 pudieron tomar el cierre nacional como una oportunidad para renovar sus servicios y superar los urgentes retos económicos. “Generando nuevos productos y servicios, fueron capaces de encajar el nuevo apetito por el comercio electrónico y las soluciones tecnológicas en México y se convirtieron en algo singularmente sexy para el mercado” explica Oliver.

Asimismo, el comercio electrónico en México experimentó un crecimiento del 500% en los primeros meses de la pandemia, lo que convirtió a startups como Jüsto en auténticas estrellas en el cielo de las empresas. El aumento del comercio electrónico también ha tenido efectos positivos en las industrias afiliadas. Cargamos, una plataforma mexicana de logística de última milla, fue capaz de aprovechar las condiciones únicas de la pandemia y construir una red de distribución nacional que pudiera apoyar el auge del comercio electrónico, lo que les ayudó a asegurar una ronda de inversión inicial de 11 millones de dólares.

Pero el aumento de las ventas no es el único catalizador de las startups de éxito. La experiencia personal y las ideas creativas son los ingredientes clave. Kavak, la primera startup unicornio mexicana de la historia, fue creada por el inmigrante venezolano Carlos García con un presupuesto inicial de sólo 250 dólares. Cuando Carlos tuvo una experiencia personal insatisfactoria en el mercado mexicano de automóviles, su frustración le llevó a crear una empresa que satisfaga, si no supera, las necesidades de los consumidores en la industria automovilística local. Debido a la pandemia, los habitantes de la ciudad abandonaron los servicios de transporte compartido como Uber, y su demanda de un coche barato y fiable sin sorpresas ocultas creció. Kavak, que ofrece una compra de coches segura, rápida y con respaldo financiero, podría llenar el vacío en el mercado a la velocidad del rayo.

Las últimas tendencias de evolución en la escena de las startups

Después de dos años de transformación incremental, los jóvenes mexicanos están empezando a hacer cambios duraderos en su estilo de vida, exigiendo nuevos bienes de consumo y experiencias de compra, incluyendo entregas rápidas, personalizadas y eficientes. El comercio móvil generó 11 mil millones de dólares en ingresos en México en 2019, en un momento en el que el 60% de la población mexicana poseía un teléfono inteligente, un porcentaje que se espera que aumente en otro 10% para 2025. A pesar de que una gran parte de la población todavía sufre de un acceso limitado a las nuevas tecnologías, el poder de compra móvil es enorme.

Según Oliver, las empresas de fintech y comercio electrónico son las que más dominan en el ecosistema de startups mexicano. “Sin embargo, hay un interés creciente en otras industrias como healthtech, foodtech y edtech. Según los conocedores del ecosistema, las empresas de estas industrias serán los próximos grandes unicornios una vez que la popularidad a corto plazo de las fintech se desvanezca”, explica.

La tecnología del cannabis pronto tendrá también su valor. El órgano legislativo de México, el Senado de la República, podría completar pronto la regulación de la marihuana con fines recreativos y medicinales. La aprobación de esta ley fortalecerá sustancialmente un sector económico novedoso y en expansión.

Una de las fundadoras de la tecnología cannábica mexicana, Janis White, enfatiza: “Ahora es el momento de tener buenas ideas. México está lleno de gente realmente creativa que ve estas oportunidades. Somos gente innovadora. Es parte de nuestra cultura, ser el ingenio mexicano”.

En los últimos años, programas de aceleración como MassChallenge, 500 Startups, StartUp México, y proveedores de capital como Ventura Mexico, Angel Ventures y otros fondos han jugado un papel clave en el apoyo al crecimiento de las startups. Al mismo tiempo, nuevos programas como New Ventures, 1million startups, y Softbank han llegado a la cultura de las startups, proporcionando a los emprendedores las herramientas y el financiamiento necesario para lograr sus objetivos. Después de que las instituciones educativas y los actores económicos han promovido el emprendimiento en México durante los últimos 20 años, parece ser el mejor momento para iniciar un negocio.

La próxima gran tendencia que marca la diferencia: El emprendimiento de impacto

Otra tendencia que permea el ecosistema mexicano de startups está alineada con una mega tendencia global: el emprendimiento social. Cada vez más startups regionales intentan abordar problemas de la sociedad o encontrar soluciones para sus grupos de interés con sus nuevos emprendimientos.

Para ayudar a los emprendedores a intensificar su juego de impacto, la universidad privada Tecnológico Monterrey está construyendo un laboratorio de emprendimiento consciente diseñado para que las startups incorporen el emprendimiento social. Ulrick Noel, Director General del Instituto de Emprendimiento EGL del Tecnológico de Monterrey, explica: “Con nuestro laboratorio de ideas, pretendemos acercar estos conceptos a las personas que gestionan empresas en este momento. El objetivo es que sean conscientes del valor de pasar al capitalismo consciente”.

Según María Puch, directora institucional de New Ventures, “hay una falta de financiación para las empresas de impacto. Hay una idea errónea entre los inversores de que si las empresas están haciendo algo que genera impacto social, no pueden ser tan rentables”. En realidad, una startup consciente puede llegar a ser tan rentable cuando crece según las necesidades del mercado. Por eso, fondos como Google Founders, 7 OECD, y el programa 1 million startups de la ONU ponen especial énfasis en los proyectos que tienen un impacto positivo. Un ejemplo es la startup Ethichub, que ofrece préstamos en criptomoneda a comunidades rurales y que recientemente recibió una importante inyección de 600.000 dólares de inversión por parte del BID.

Por qué México se ha convertido en un refugio para los negocios y el capital

Entonces, ¿por qué, de entre todos los países, México es tan relevante? El país combina los tres aspectos clave de un mercado fértil para hacer crecer un negocio innovador: lazos comerciales, demografía y cultura.

Lazos comerciales: Suscrito a 13 tratados de libre comercio a nivel global, que incluyen 50 países, México es el noveno exportador mundial. En 2019, el país facturó un total de 480.000 millones de dólares en regiones extranjeras, de los cuales la mayor parte se dirige a Estados Unidos. Las grandes empresas estadounidenses muestran un creciente interés por penetrar en el mercado, y Amazon acaba de construir grandes centros de cumplimiento en Tijuana para distribuir sus mercancías en todo el país. La producción se está desplazando lentamente fuera de China debido a la actual tensión entre este país y otras naciones. Por eso las empresas globales están pivotando hacia LATAM. Debido a su frontera con EE.UU., México está muy bien posicionado para captar la creciente necesidad de encontrar nuevos centros de producción y socios comerciales.

La gente: México es un país muy joven. En 2020, alrededor del 25% de la población mexicana tenía entre 0 y 14 años, y aproximadamente el 66% entre 15 y 64 años. El uso de las redes sociales entre las generaciones jóvenes es increíblemente alto, lo que facilita el marketing digital: en 2019, más de la mitad de la población utilizaba las redes sociales, y se espera que la cifra crezca de 77 millones a 95 millones en 2025. Al mismo tiempo, las universidades de México gradúan más de 130,000 graduados en ciencias de la computación anualmente, quienes están listos para impulsar el cambio en el ecosistema tecnológico.

Insiste Luis Cabrera, subsecretario de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa de Monterrey: “Los inversionistas internacionales tienen que entender que la combinación de volumen y acceso a precios forman una inmensa oportunidad. En México te encuentras con un gran mercado que está muy basado en el consumo y listo para expandirse digitalmente.”

Cultura: El aspecto cultural más relevante de México es el empuje de la gente para utilizar la tecnología para resolver problemas. “Los mexicanos, en todas las generaciones, adoptan las herramientas tecnológicas en poco tiempo. Especialmente en las grandes ciudades como Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, el espíritu de uso de la tecnología está muy desarrollado”, explica Oliver.

Ni siquiera un clima político inhóspito es suficiente para frenar la innovación

Varios responsables políticos han trabajado en la creación de una cultura del emprendimiento a lo largo de los años, desde principios de la década de 2000. Sin embargo, este clima antes muy fértil para el emprendimiento ha decaído recientemente, ya que el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha fijado sus prioridades en la lucha contra la corrupción y en sacar a los más pobres de su precariedad. Al mismo tiempo, las instituciones educativas, así como los empresarios, reciben muchas menos ayudas estatales, lo que golpea especialmente a los jóvenes emprendedores. Según las personas entrevistadas del sector, el cambio de paradigma del actual gobierno ha dejado profundas cicatrices en el panorama empresarial, ya que antes las nuevas empresas recibían apoyo financiero y simbólico del gobierno.

“El gobierno actual no ha mencionado el emprendimiento ni una sola vez en su agenda política, lo que refleja el desinterés político por lo que creo que es la mayor contribución al desarrollo económico de México en este momento: las startups”, dice Cabrera.

Sin embargo, la sociedad mexicana sigue centrada en el emprendimiento, y los jóvenes mexicanos están dispuestos a realizar ventas. Cabrera revela que se podría esperar un foco rojo para invertir en México debido al clima político actual: “Pero la realidad es otra. El país tiene un clima fértil. Es una gran economía del mundo; tenemos un liderazgo en la región en términos de consumo, y en este momento, el impulso es perfecto para hacer crecer un negocio.”

Y sí, suena casi demasiado bueno para ser verdad. Por eso merece la pena echar un vistazo entre bastidores.

La búsqueda de financiación inicial: encontrar una aguja en el pajar

Lo que esconden las grandes cantidades de inversión es una letra pequeña. Las startups fundadas hace cinco o siete años están alcanzando la financiación de serie C y D, por lo que las cantidades totales de inversión están creciendo. Sin embargo, cada vez son menos las startups que consiguen realmente financiación. Los inversores prefieren volcar sus fondos en un proyecto prometedor en lugar de diversificarse en la arriesgada financiación inicial y de serie A.

Por eso Noel subraya: “Tenemos que seguir creando financiación inicial. Necesitamos que el sector descubra una forma de desarrollar fondos para las startups en fase inicial, sin la ayuda del gobierno si es necesario”.

Y aquí, también, el ingenio mexicano juega su baza. Aprovechar las criptomonedas iniciales para crear empresas se ha convertido en una tendencia en auge. Al mismo tiempo, los unicornios del año pasado están estableciendo un sistema de apoyo para los recién llegados.

Lo explica Francisco Solsona, jefe regional y de aceleración de Google: “Antes no había fundadores ricos que pudieran invertir millones en otros fundadores, y ahora las 27 startups son inversores ángeles”.

Ahora incluso están surgiendo empresas que ofrecen capital semilla en América Latina. El mexicano unicornio Konfío ofrece varios tipos de préstamos para PYMES, como financiación de facturas, microcréditos y líneas de crédito comerciales.

Marco Antonio Benítez, fundador de la empresa de tecnología deportiva Rookmotion, afirma que establecer contactos con las superestrellas empresariales actuales y aprender de ellas es un factor clave para atraer capital. “Hay que conocer a la gente adecuada en México. Como no hay mucho apoyo público, los contactos privados son los que te llevarán a los momentos críticos para conseguir capital.”

grandes lagunas en la captación de fondos para grupos subrepresentados, como las mujeres o los BIPOC. Algunas sociedades de capital riesgo se centran cada vez más en los grupos minoritarios. En la región han surgido los primeros grupos de capital riesgo centrados en la diversidad, como el Fondo de Fundadores Negros Google for Startup y Amplifica Capital, que presta un millón de dólares a startups dirigidas por mujeres en México.

Ante la escasez de trabajadores cualificados, las startups reinventan la capacitación

A pesar de la visión y la perspicacia empresarial, los emprendedores de México se enfrentan a una difícil realidad: la falta de competencias técnicas en el mercado laboral. Muchas empresas establecidas tienen dificultades para desarrollar soluciones de alta tecnología, por lo que a menudo necesitan adquirir hardware y software en el extranjero. Otros carecen de conocimientos sobre la captación de clientes y el funcionamiento del negocio, que son las competencias básicas necesarias para abrirse paso en el mercado.

Por último, hay una gran demanda de especialistas en ciberseguridad porque los bancos, las instituciones y las empresas de México y LATAM son objeto de continuos ataques. Actualmente, la mayoría de las empresas están subcontratando este tipo de talento, pero según Oliver existen tres grandes problemas con el talento extranjero: Por un lado, estar en la misma zona horaria es fundamental en ciberseguridad, ya que los ataques suelen producirse por la noche. En segundo lugar, para proteger los sistemas de los ataques es necesario conocer perfectamente el idioma. En tercer lugar, entender la cultura es muy importante, ya que, por ejemplo, durante las fiestas nacionales, los riesgos de ciberseguridad aumentan. 

Como destaca André Barrence: “Vemos que hay una brecha de habilidades entre la demanda del mercado de habilidades como desarrolladores móviles, desarrolladores de software, científicos de datos, diseñadores de productos y especialistas en ciberseguridad”. La brecha de habilidades es en realidad el mayor obstáculo y amenaza para el crecimiento actual del ecosistema. Sin embargo, también es una de las razones clave para el auge de la tecnología educativa en México. “Curiosamente, múltiples startups están ahora mismo pensando en soluciones para que más gente tenga previa experiencia y educación para enfrentarse a estos problemas”, explica Barrence con optimismo.

Lo que el futuro puede deparar al ecosistema emprendedor de México

Podemos coincidir en que México aún no está en su cúspide, sino en la fase inicial de construcción. “Muchos piensan que ya hemos alcanzado los resultados, pero en cambio, todavía estamos construyendo. Los próximos cinco o siete años serán cruciales, sobre todo teniendo en cuenta el déficit de competencias. No se trata sólo de dinero. La tecnología es un negocio de personas”, resume Barrence.

La necesidad de crecer con los fundamentos adecuados es ahora, más que nunca, necesaria. En lugar de repetir las mismas falacias sobre la diversidad, la equidad y la inclusión, el ecosistema mexicano está ahora equipado para luchar mejor contra estas dificultades. Las mentes jóvenes mexicanas son la clave de la recuperación y son las únicas destinadas a luchar contra las estructuras de desigualdad encarnadas por las generaciones futuras.

El ingenio mexicano es una bendición para la escena de las startups mexicanas que se está desarrollando actualmente. Ser ingenio es en parte el resultado del escaso apoyo educativo y financiero público para construir un negocio desde cero. Por esta razón, los jóvenes emprendedores son excepcionalmente creativos a la hora de encontrar soluciones a los problemas sociales locales, y aquí es donde los jóvenes mexicanos juegan sus puntos fuertes. Dotadas de este espíritu curioso e innovador, las nuevas generaciones de México abordarán los obstáculos actuales, encontrarán nuevas soluciones y crearán un nuevo ecosistema que nosotros también descubriremos pronto.

Descargo de responsabilidad: Este artículo menciona a un cliente de la cartera de Espacio.

México unicornios venture capital
autor Helene es editora de Espacio.co y periodista independiente que cubre temas de tecnología, emprendimiento y política. Apasionada por las startups, la innovación y el impacto social.
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Newsletter Emprendedor Site