Buscador
LO MÁS VISTO
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
16-12-2022, 1:11:00 AM

La estrategia de Elon Musk para eliminar a su enemigo de Twitter, ¿adiós al chico de 20 años que rastrea su avión?

Elon Musk logró suspender ‘legítimamente’ todas las cuentas en Twitter de Jack Sweeney, el estudiante que rastrea jets de famosos, y anuncia acciones legales contra él.

© Especial Depositphotos.com/grndcntrl.net

Elon Musk suspendió la cuenta @ElonJet, que reportaba los movimientos de su avión particular, luego la reactivó, cambió las políticas de Twitter, volvió a suspenderla y vetó de la plataforma a Jack Sweeney, el creador del perfil. Para rematar, el multimillonario anunció que emprenderá acciones legales contra el joven de 20 años. ¡Todo en menos de 12 horas!

Además de seguir al CEO de Tesla, el chico tenía unas 30 cuentas más, dedicadas a rastrear jets de celebridades. Entre sus blancos destacan Jeff Bezos, Bill Gates, Mark Zuckerberg, Taylor Swift, Drake, el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de Rusia, Vladimir Putin. También seguía aviones de la NASA y el hardware de monitoreo del clima. Para este momento, casi todos esos perfiles han sido bloqueados en la red social.

La decisión, explicó Musk, se debe a que un “acosador loco” agredió el auto en que viajaba su hijo de 2 años. Un argumento que, pareciera, no tiene nada qué ver con el caso, a menos que analicemos los antecedentes y cómo tuvo que ingeniarse una maniobra ‘legítima’ para sacar al muchacho de la red social.

¿Cómo empezó el pleito?

Sweeney, estudiante de tecnologías de la información en la Universidad de Florida Central, abrió la cuenta en 2020. Usando datos públicos, su misión era registrar y difundir los vuelos privados del magnate, estimando la cantidad de combustible utilizado y sus emisiones de carbono.

A principios de 2022, se reveló que el CEO de Tesla le ofreció a Jack 5,000 dólares por eliminar su cuenta de Twitter. Sin embargo, no llegaron a un acuerdo y el chico consiguió un permiso legal para seguir con su labor.

“Esta cuenta tiene todo el derecho de publicar el paradero del avión, los datos ADS-B son públicos, todos los aviones del mundo deben tener un transpondedor, incluso AF1”, explicó el joven en ese entonces. “La política de Twitter establece que los datos que se encuentran en otros sitios también se pueden compartir aquí”.

Cuando Elon Musk finalmente se convirtió en el nuevo dueño de Twitter, aseguró que no vetaría a Sweeney.

“Mi compromiso con la libertad de expresión se extiende incluso a no prohibir la cuenta que sigue a mi avión, aunque eso es un riesgo directo para mi seguridad personal”, escribió el fundador de SpaceX el pasado 6 de noviembre, solo un mes antes de cambiar de opinión.

Elon Musk le pone un límite a su stalker aéreo

El pasado 10 de diciembre, Jack Sweeney compartió una serie de tuits afirmando que le habrían impuesto una ‘sanción silenciosa’ o shadowban a su cuenta. Es decir, que Twitter la habría ocultado intencionalmente para limitar su alcance desde principios del mes.

El chico aseguró que recibió información directa de empleados de la compañía. Las fuentes le habrían confirmado que Ella Irwin, vicepresidenta de confianza y seguridad de Twitter, solicitó “aplicar fuerte FV (filtro de visibilidad) a @elonjet inmediatamente”, para que la cuenta fuera “menos visible”.

Solo dos días después, el estudiante tuiteó que, al parecer, la cuenta de @ElonJet ya no estaba oculta ni prohibida “de ninguna manera”. Por cierto, el Consejo de Seguridad y Confianza se disolvió ese mismo lunes 12 de diciembre. Dicho departamento, integrado por expertos en derechos humanos y civiles, se creó en 2016 para manejar temas como suicidio, lesiones y explotación infantil, entre otros, en los contenidos.

Todo dio un giro radical este 14 de diciembre por la mañana. La plataforma finalmente canceló la cuenta @ElonJet, que ya contaba con más de 526 mil seguidores. Sweeney dijo que el miércoles, cuando despertó, vio que la página había sido suspendida y todos sus tuits desaparecieron por “infringir las reglas de Twitter”.

“Bueno, parece que @ElonJet está suspendida”, escribió en su cuenta personal @JxckSweeney, ahora desactivada. También invitó a los usuarios a seguirlo en otras plataformas y relató que llenó el formulario para apelar la suspensión, pero no sirvió de mucho.  

Jack sí recuperó la cuenta, por un rato

Horas después, la controversial cuenta de rastreo de vuelos fue reactivada, tras realizar un ‘pequeño’ cambio en las políticas de Twitter: ahora se prohíbe explícitamente compartir la ubicación actual de alguien.

“Se suspenderá cualquier cuenta que proporcione información de ubicación en tiempo real de cualquier persona, ya que es una violación contra la seguridad física. Esto incluye publicar enlaces a sitios con información de ubicación en tiempo real”, explicó Elon Musk en un tuit.

“Publicar ubicaciones a las que alguien viajó con un ligero retraso no es un problema de seguridad, por lo que está bien”, agregó.

Sin embargo, fue enfático al señalar que publicar la localización en tiempo real rompe sus reglas sobre doxxing. Este término se refiere a la divulgación pública de información confidencial que identifica a una persona u organización, como su dirección o número telefónico.

Desde Twitter Safety respaldaron los argumentos del multimillonario. Detallaron que “cuando alguien comparte la ubicación en vivo de una persona en Twitter, existe un mayor riesgo de daño físico. En el futuro, eliminaremos los Tweets que comparten esta información y se suspenderán las cuentas dedicadas a compartir la ubicación en vivo de otra persona”.

La compañía aclara que permitirá los tuits que revelen ubicaciones de otra persona, mientras no sea información del mismo día. También se permitirán aquellos relacionados con eventos públicos, como conciertos.

Elon Musk le aplicó la suspensión definitiva

Jack aprovechó ese breve tiempo de gracia para cuestionar a Elon Musk e infringir las normas que recién le explicaron.

Se le hizo fácil compartir los links de sus otras redes sociales, como Facebook, Instagram, Telegram y Mastodon, desde las cuales seguirá operando. Es decir, que publicó ligas a sitios con doxxing en tiempo real, algo que ya había quedado específicamente prohibido.

El periodista Tony Webster reportó que la plataforma impedía compartir enlaces a otras versiones del rastreador de Sweeney, con un mensaje alertando que es “potencialmente peligroso”. El tuit, recogido por The Verge, ya no está disponible debido a que la cuenta del fotógrafo también fue suspendida poco después.

Tony Webster vía Twitter

Por si fuera poco, el estudiante anunció que trabajará en una versión web de ElonJet. “Es importante responsabilizar a las personas, sin importar de qué lado estén”, dijo.

Acto seguido, le volvieron a suspender la cuenta, esta vez de forma permanente. La sanción se aplicó también a su perfil personal y a muchos de los que creó para perseguir famosos en el aire. En esta ocasión, el aviso de cancelación decía que violó las normas de Twitter “contra la manipulación de la plataforma y el spam”.

Habrá consecuencias legales, anunció Elon Musk

Ese mismo miércoles por la noche, Elon Musk informó que procederá legalmente contra su némesis. Explico que un alarmante incidente con su hijo de 2 años, X AE A-XII, le despertó el instinto protector.

“Anoche, el automóvil que transportaba al pequeño X en Los Ángeles, fue perseguido por un acosador loco (pensando que era yo), quien luego le bloqueó el paso al carro y se subió al capó”, escribió Musk.

“Se están tomando acciones legales contra Sweeney y las organizaciones que apoyan el daño a mi familia”, agregó.

En seguida, posteó un video del supuesto atacante y pidió a sus 120 millones de seguidores que le ayuden a identificarlo.

Sweeney dijo que la suspensión lo tomó desprevenido.

“Estoy bastante sorprendido, especialmente después de que publicó un tuit diciendo que no lo haría. Pero supongo que después de la última conmoción del fin de semana, probablemente no esté muy contento con todo eso”, explicóBuzzFeed News. “Simplemente demuestra que pueden hacer las reglas como quieran, realmente, para quien quieran”.

Jack no ha tenido noticias de Musk ni de su equipo directamente, según comentó a CNBC. Subrayó que su parte favorita de la experiencia ha sido comprobar que Musk “no cumple su palabra”.

“Él dijo que habría libertad de expresión y está haciendo lo contrario”, reiteró el joven en declaraciones posteriores.

Por su parte, ni Elon Musk ni la empresa respondieron a las solicitudes de comentarios. De hecho, Twitter ya no tiene un departamento de comunicaciones al cuál contactar para obtener declaraciones oficiales, señala Gizmodo.

Avión de Elon Musk Avión de Mark Zuckerberg elon musk ElonJet Jack Sweeney Twitter
autor Adicta a ver series y películas, hacer (un poco de) ejercicio y cambiar mi color de cabello. También soy periodista, con más de 16 años de experiencia y dedicada 100% a medios digitales desde 2011. He sido desde reportera y community manager, hasta editora en varios medios y agencias. Mis áreas de expertise son tan diversas como contrastantes: espectáculos, viajes, estilo de vida, salud, negocios y finanzas. Ahora estoy enfocada en el ecosistema emprendedor, criptomonedas, NFTs, metaversos y la prometedora industria del cannabis en México.