Buscador
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
14-11-2022, 1:55:35 PM

¿Cuál es la mejor edad para emprender? Probablemente no es la que te imaginas

Las empresas que tienen mayor probabilidad de tener éxito son aquellas cuyo fundador haga lo siguiente.

¿Cuál crees que es la mejor edad para emprender?
¿Cuál crees que es la mejor edad para emprender? © Depositphotos.com

De acuerdo con estudios estadísticos de los últimos años, las empresas que tienen mayor probabilidad de tener éxito son aquellas cuyo fundador tiene entre 36 y 42 años. Bajo esta sola premisa, podríamos afirmar que 39 es la edad óptima para emprender.

Y estaríamos muy equivocados.

La mejor edad para emprender: el emprendedor, ¿nace o se hace?

Esta pregunta hace tiempo está resuelta: los dos.

Por una parte, existen ciertos elementos preexistentes -sociales, económicos y hasta genéticos- que facilitan la tarea del emprendedor y desarrollan de manera temprana habilidades para el emprendimiento, como iniciativa, resiliencia, creatividad y ventas. En efecto, hay ciertos elementos que favorecen una carrera empresarial, como una familia bien conectada, apoyo económico temprano, educación de calidad e impulso en la libertad. Los niños que crecen en familias que les apoyan e incentivan tienden a alcanzar el éxito con más facilidad.

En otra parte, una situación familiar cómoda está lejos de garantizar el éxito. Para la inmensa mayoría de las personas, un entorno seguro y educación formal significa la búsqueda de trabajos seguros y el cumplimiento de expectativas familiares que no siempre están alineadas con la propia misión.

En cambio, independientemente de tu posición social, estás en capacidad de desarrollar habilidades que son fuertes factores del éxito en los negocios. Todas estas pueden aprenderse y desarrollarse. Habilidades como comunicación, orden, iniciativa, educación financiera, networking y otras softskills están disponibles para todos, de forma gratuita o casi gratuita, en internet y foros distintos en todo el mundo. Como ya hemos dicho antes, si no tienes dinero para invertir, invierte tu tiempo y crece.

Esta es la mejor época para emprender y nuestra generación es la primera en la historia en que el número de millonarios de primera generación supera a los de segunda o mayor generación; es decir, que más personas nacen pobres y mueren ricas hoy que en ningún otro momento en la historia. ¡Que no te detengan tus anclas mentales!

Pero, ¿qué es emprender?

Cuando nos preguntamos ¿A qué edad es bueno emprender? Nos estamos haciendo la pregunta incorrecta, porque “EMPRENDER” puede tener distintos significados en distintos entornos. Si por “emprender” entendemos “crear un negocio formal con operación permanente y estructura corporativa”, entonces podríamos pensar que es imposible hacerlo antes de ser adultos, o de terminar los estudios… o cuando tengamos un gran producto o un capital semilla.

Pero emprender puede ser mucho más (o mucho menos) que eso. Emprender no siempre significa:

  • Crear una corporación ante un notario.
  • Crear una persona moral.
  • Crear un negocio formal y estable.
  • Tener cierto número de empleados.
    Este tipo de pensamiento bloquea la creatividad, porque pone la burocracia por encima del acto creativo, de la inspiración y hasta del trabajo. Podemos pensar de forma distinta. En nuestros proyectos empleamos una definición que toca una melodía distinta:

El recitar esta definición en voz alta nos hace conscientes de un espectro muchísimo más amplio en donde la creación de riqueza desde la creatividad y el trabajo parece posible en distintas dimensiones; y hace evidentes las razones por las que:

  • Un empleo no es un emprendimiento.
  • Emprender es algo que está al alcance de todo el mundo.

Bajo esta definición de emprendimiento, un niño de diez años que reparte periódicos o inicia un negocio de lavado de autos en su cuadra; o compra y vende dulces en la escuela es, de hecho, un emprendedor. En todos estos casos el joven empresario invierte sus recursos para crear riqueza cuyo resultado depende, a la vez, de su creatividad y su trabajo.

Por eso propongo cambiar ligeramente la pregunta en el título de este artículo. La pregunta que debemos hacernos todos no es: “¿Cuál es la mejor edad para emprender?”, sino:

Por supuesto, es poco probable que el primer negocio de un niño de diez años se convierta en una empresa billonaria. Eso no es lo que importa. Lo que importa es desarrollar una serie de hábitos y habilidades que le permitan, más adelante, formar un negocio grande y formal, un negocio “adulto” que pueda alcanzar el éxito.

Una persona de cualquier edad que emprende, pronto aprenderá:

  • Matemáticas financieras y contabilidad básica.
  • Control de producción e inventarios.
  • El costo verdadero del mal crédito.
  • Que sin ventas no hay negocio: trato y cuidado de los clientes.
  • Control de calidad.
  • Escalamiento y delegación de tareas.
  • Impuestos y permisos.
  • Multiplicadores de esfuerzo.
  • Publicidad y relaciones públicas.
  • Imagen y reputación.
  • Etcétera.

Quebrar para crear

En mi experiencia, la mayoría de las personas se tardan demasiado en emprender su primer negocio por un simple hecho: el miedo al fracaso. Nos aterra pensar que nuestra empresa pudiera ir a la quiebra, sobre todo en una economía en donde tres de cada cinco nuevas empresas quiebran en los primeros tres años, y el 80% de las restantes dentro de los primeros diez.

El error fundamental es pensar que la quiebra de una empresa es una derrota definitiva, cuando la realidad es que la mayoría de los millonarios y empresarios exitosos han quebrado muchos negocios antes de encontrar el correcto; y han quebrado otros después. Intentar y fallar es una realidad que debe de comprenderse como parte de los pasos naturales del trabajo del emprendedor.

Fallar pronto, fallar mucho y aprender en el proceso es una de las maneras más sanas de enfrentar el reto de innovar. Si existieran negocios 100% probados que funcionan el 100% de las veces… entonces no serían negocios. El riesgo es parte natural y necesaria de cualquier emprendimiento. Hay que levantarse, aprender e intentar de nuevo.

¿No sabes emprender? ¿Nunca has emprendido? Antes de gastarte todo tu dinero en un MBA, mejor invierte tu tiempo y capital en un negocio que te permita aprender los hábitos y habilidades que necesitas. Inicia pequeño, inicia sencillo: no esperes “la gran idea” o “la idea del millón”. En cambio, inicia donde estás, inicia con miedo, pero inicia. Nunca eres demasiado joven ni demasiado viejo: sin importar la edad que tengas: hoy es mejor que mañana.

¿Qué emprendo?

Recuerda que todos los negocios son buenos negocios, pero no todos son para ti. Olvídate de buscar un “buen negocio” y busca en cambio “tu negocio”, aquel en donde TUS TALENTOS y TUS PASIONES (lo que haces bien y lo que te gusta hacer) se alineen con la existencia de una necesidad en el mercado.

No tienes que pegarle a la primera. Pero tienes que empezar, aprender y crecer, paso a paso y todo a su tiempo. ¿Cuál es la mejor edad para empezar a aprender? Vete en el espejo: esa es la mejor edad.

emprender vida emprendedora
autor Dircom en Universidad Panamericana Aguascalientes. Oratoria, comunicación estratégica, storytelling. Creador de @Dibujomentarios. Socio en DiezLetras Comunicación. Autor de la saga de El Delegado Francés y algunos otros títulos, como Todos Hablan, Pocos Conectan y Como Pez en el Agua. Abogado y Doctorando en Comunicación. Sigue su podcast "Todos Hablan, Pocos Conectan" en Spotify y consigue sus libros en Amazon.