Buscador
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
01-06-2024, 6:00:00 PM

¿Cómo les ha ido políticamente a las mujeres presidentas en Latinoamérica?

Los fracasos en los gobiernos de las mandatarias de la región no se deben a su condición de género, sino a los problemas sociopolíticos de sus países.

Mujeres presidentas en Latinoamérica.
Mujeres presidentas en Latinoamérica. © Vía Alto Nivel

Las mujeres presidentas han escrito la historia en Latinoamérica. Desde la debacle de la argentina María Estela Martínez de Perón, la primera presidenta que tuvo ese cargo en Latinoamérica, hasta la accidentada gestión que tuvo en Bolivia Jeanine Áñez, pasando por las emblemáticas administraciones de Violeta Chamorro en Nicaragua, y Michelle Bachelet en Chile, el saldo político de los gobiernos presidenciales de las mujeres en la región no es positivo.

Por si te interesa: Griselda Álvarez, la primera mujer gobernadora en México

Si bien los problemas que enfrentaron estas mujeres en el ejercicio del poder no se deben a su condición de género, sino a las distintas circunstancias sociopolíticas de sus naciones, podemos decir que muchas de ellas fracasaron igual que lo han hecho los hombres.

Isabelita, la primera de las presidentas de Latinomérica

Martínez de Perón, por ejemplo, concluyó su mandato el 24 de marzo de 1976 por un sangriento golpe de Estado perpetrado por el Ejército, después de haber llegado a la presidencia de la Argentina en -julio de 1974- tras la muerte de su esposo, Juan Domingo Perón, a quien había acompañado como vicepresidenta.

La debilidad del gobierno de “Isabelita”, como se le conoce popularmente, no solo fue producto de su poca experiencia en las lides de la política. En realidad ella heredó los conflictos que ya vivía el país sudamericano desde antes de la última administración de su cónyuge.

Mujeres pioneras

Un escenario igualmente difícil es el que tuvo que sortear quien es la primera mujer de América Latina que llegó a la presidencia de su país tras postularse específicamente a ese cargo: Violeta Chamorro,la nicaragüense que en 1990 le quitó el poder a la Revolución Sandinista.

Lamentablemente, los resultados de su gestión se vieron empañados por los recortes presupuestales que aplicó a diversos servicios públicos. Esto destacó la disminución de los recursos destinados al sistema de salud, lo que generó un profundo malestar en la mayoría de los ciudadanos.

Chamorro sí logró sentar las bases de lo que pretendía ser un Estado democrático, en el que -ante todo- se respetara el Estado de derecho. Sin embargo, en 2007, 10 años después de haber concluido su mandato, los nicaragüenses eligieron por segunda ocasión como presidente al exguerrillero sandinista Daniel Ortega. Este mandatario desde entonces se mantiene en el poder.

Bachelet y su paso doble por Chile

Otra mujer pionera como jefa de Estado en Latinoamérica ha sido la chilena Michelle Bachelet. Ella fue dos veces presidenta de su país, y quien entregó buenas cuentas a quienes la sucedieron en el cargo.

Médica de profesión, antes de su primer mandato en el Ejecutivo de Chile, Verónica Michelle Bachelet Jeria fue la primera mujer de la región en ser ministra de Defens. Esto ocurrió en 2002, cuando el exdictador Augusto Pinochet era senador vitalicio de ese país.

Militante de izquierda desde los años 70, como titular de la cartera de Defensa, Bachelet dirigió sin revancha a las Fuerzas Armadas chilenas. Esto a pesar de que su padre, el también socialista y general de brigada Alberto Bachelet, fue encarcelado tras el golpe militar de Pinochet ocurrido en septiembre de 1973.

Por si te interesa: Mujeres al borde de un ataque al poder en América Latina

El padre de la hoy expresidenta murió en cautiverio. Mientras tanto la misma Michelle y su madre, Angela Jeria, en 1975 fueron detenidas y sometidas a tortura por la dictadura pinochetista.

Férrea defensora de la democracia y los Derechos Humanos, en sus dos periodos presidenciales (2006-2010 y 2014-2018) logró reformar el sistema educativo de Chile. Creó el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género; además de que propuso y consiguió que se aprobara una ley de uniones civiles para reconocer los derechos de las parejas del mismo sexo.

Presidentas cuestionadas en Latinoamérica

Al igual que sus pares masculinos, algunas de las mujeres presidentas de América Latina no han podido evitar la tentación de trasgredir la ley, o de cometer actos de corrupción. Ese es el caso de Jeanine Áñez, presidenta interina de Bolivia entre noviembre de 2019 y el mismo mes 2020.

Esta política actualmente vive en la cárcel de Miraflores, en la ciudad de La Pa. Ahí cumple una sentencia de 10 años de prisión por delitos de incumplimiento de deberes, y resoluciones contrarias a la Constitución y las leyes.

El Tribunal Supremo de Justicia de Bolivia confirmó en diciembre de 2023 la condena de Áñez. Ella llegó temporalmente al poder tras la crisis política que sufrió ese país, luego de que renunciara a su cargo el entonces presidente Evo Morales.

LEE: Nearshoring será el “Mexican Moment” para la próxima presidenta

El caso de Argentina

En una situación parecida se encuentra la segunda presidenta que ha tenido Argentina, Cristina Fernández de Kirchner: Acusada por el delito de administración fraudulenta, en 2022 fue sentenciada a seis años de prisión, aunque este fallo de primera instancia no está en firme, ya que la exmandataria se encuentra apelando la decisión.

En sus dos administraciones presidenciales (de 2007 a 2015), Fernández impulsó diversas políticas sociales que sus opositores califican como populistas. Estatizó la empresa Aerolíneas Argentinas, además de que nacionalizó los fondos privados de jubilación, lo que aumentó de manera significativa el déficit presupuestal de ese país.

Y la historia de Brasil

En esta misma tesitura se ubica la primera presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien -al igual que Cristina Fernández- fue electa dos veces como titular del Poder Ejecutivo de su país.

Economista y exguerrillera de izquierda que luchó en contra de la dictadura que padeció esa nación entre 1964 y 1985, Rousseff no pudo concluir su segundo mandato debido a que fue destituida por el Senado brasileño en agosto de 2016, después de ser sometida a un juicio político.

Los legisladores encontraron responsable a Dilma Rousseff de haber violado las normas fiscales de su país, maquillando el déficit presupuestal. Además, en su gobierno enfrentó diversos escándalos de corrupción, a los que se sumó el fracaso de sus políticas sociales, destacándose el aumento de la pobreza extrema.

¿Cuál crees que será el futuro de las próximas presidentas de Latinoamérica?

Elecciones 2024 Latinoamérica presidentas