Buscador
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
26-01-2022, 1:49:25 PM

La cláusula 42.10 de Amazon anticipa un apocalipsis zombie, esto es lo que debes saber

¿La empresa de Jeff Bezos se prepara para un apocalipsis zombie? Esto dice la cláusula de Amazon sobre la posibilidad de que “los cadáveres humanos revivan”.

¿Amazon se prepara para un apocalipsis zombie?
¿Amazon se prepara para un apocalipsis zombie? © Especial Emprendedor.com

Pocas veces nos tomamos el tiempo o tenemos la paciencia para leer a detalle las letras pequeñas de un contrato. Quizá por ello pocos han notado que la cláusula 42.10 de Amazon delata un curioso detalle: el gigante del ecommerce ve posible un ‘apocalipsis zombie’. La curiosa estipulación se encuentra entre los términos y condiciones de Amazon Web Services (AWS), el servicio de ‘nube’ que ofrece la empresa de Jeff Bezos.

El documento que detalla las disposiciones de AWS consta de 64 páginas, que se pueden consultar desde su sitio web en varios idiomas. Aunque la cláusula 42.10 figura en disposiciones de AWS desde 2016, recientemente se hizo viral, provocando una mezcla de incredulidad y asombro entre los internautas. ¿La razón? El 3 diciembre de 2021, la filial de Amazon renovó la extraña disposición, lo que revivió el debate sobre su veracidad.

En los términos de AWS se detallan las condiciones para la prestación de servicios como espacio de almacenamiento en servidores, bases datos, pasarelas de pago y motores para el desarrollo y ejecución de videojuegos online. El uso de este último servicio, llamado Lumberyard, queda expresamente prohibido por Amazon para distintos usos listados en la cláusula.

¿Qué es Lumberyard de Amazon Web Services?

Concretamente, la cláusula 42.10 que todos creen se refiere a un posible apocalipsis zombie, aparece donde se menciona a Lumberyard, el motor gráfico propio de Amazon. Se trata de un motor de videojuegos multiplataforma gratuito, integrado con AWS y Twitch, también servicio de esta empresa. Este proporciona el código fuente completo y su código ya está liberado desde 2021.

En el documento legal, Amazon se refiere a Lumberyard como un motor de videojuegos que permite a los desarrolladores “crear o alojar sus juegos en Amazon Web Services (AWS)”. También se explican los detales del uso del motor como la licencia, restricciones de funcionamiento y manejo de datos, entre otros.

Esto dice la cláusula de Amazon sobre un posible ‘apocalipsis zombie’

En específico, la cláusula 42.10 se refiere al “uso aceptable” de los Materiales de Lumberyard en lo que respecta a los “sistemas críticos para la seguridad”.

Los materiales de Lumberyard no están diseñados para su uso en sistemas críticos para la vida o para la seguridad, como el uso en el funcionamiento de equipos médicos, sistemas de transporte automatizados, vehículos autónomos, control de aeronaves o de tráfico aéreo, instalaciones nucleares, naves espaciales tripuladas o uso militar en relación con el combate en vivo.

Hasta ahí todo bien, pero si continúas leyendo aparecen las especificaciones que hicieron pensar a muchos que se trataba de una broma:

Sin embargo, esta restricción no se aplicará en caso de que ocurra (con certificación de los Centros para el Control de Enfermedades de los Estados Unidos) una infección viral generalizada transmitida a través de picaduras o contacto con fluidos corporales que haga que los cadáveres humanos revivan y traten de consumir carne humana viva, sangre, cerebro o tejido nervioso y es probable que conlleve la caída de la civilización organizada.

Esto significa que la compañía de Bezos permite utilizar Lumberyard para frenar un posible apocalipsis zombie. Este servicio podría usarse, por ejemplo, para diseñar como si fuera un videojuego, algún arma o aplicación que ayude a combatir la plaga. También podría servir para desarrollar sistemas críticos de control para pilotar un avión o gestionar una central nuclear, sin que la compañía demande.

El misterioso origen de la cláusula 42.10

Desde la primera vez que se viralizó hasta el día de hoy, existe una controversia sobre la razón detrás de la cláusula 42.10 de Amazon. Hasta ahora, la compañía no ha explicado por qué incluyó una condición de este tipo.

Algunos creen es una simple broma por parte de quien redactó el contrato, como un ‘huevo de pascua’ o sorpresa escondida para divertir al usuario. O bien, quizá alguien pensó que nadie notaría el párrafo perdido entre las 87 cláusulas del documento.

Sin embargo, sería extraño que una compañía tan seria y estricta, donde cada documento es revisado minuciosamente por muchos ojos, pase por alto un detalle como ese. Tal vez se trata de un detalle para demostrar el carácter desenfadado de Amazon en medio de la pesada jerga.

Otros especulan que la empresa solo incluyó el texto como truco publicitario, para que generar conversación sobre Lumberyard y AWS. Mientras tanto, los fanáticos de las conspiraciones están convencidos de que Amazon y Jeff Bezos saben algo y no lo quieren decir abiertamente. ¿Será?

Lo más probable es que Amazon Web Services simplemente esté considerando todos los escenarios posibles donde podría ser útil su tecnología. Hace unos años aun sonaba descabellada la llegada de un virus potencialmente mortal, que se extienda por todo el planeta y cause estragos. Sin embargo, la pandemia ha dejado claro que hasta los escenarios más descabellados pueden volverse realidad. Incluso algo parecido a un ‘apocalipsis zombie’.

Amazon Apocalipsis zombie Cláusula 42.10 de Amazon Términos y condiciones
autor Adicta a ver series y películas, hacer (un poco de) ejercicio y cambiar mi color de cabello. También soy periodista, con más de 16 años de experiencia y dedicada 100% a medios digitales desde 2011. He sido desde reportera y community manager, hasta editora en varios medios y agencias. Mis áreas de expertise son tan diversas como contrastantes: espectáculos, viajes, estilo de vida, salud, negocios y finanzas. Ahora estoy enfocada en el ecosistema emprendedor, criptomonedas, NFTs, metaversos y la prometedora industria del cannabis en México.