Buscador
LO MÁS VISTO
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital

Disciplina, 10 tips para volverte un sensei

¿Quieres volverte un sensei de la disciplina? ¡Aquí te damos unos tips!

© depositphotos.com

La disciplina, aunada a la pasión, es una virtud deseable y necesaria para alcanzar las metas que te has propuesto. 

Desde las metas más sencillas y cotidianas como levantarse temprano o hacer ejercicio, hasta los objetivos más altos, como obtener éxito profesional, requieren disciplina. 

Si no hay estructura, orden ni constancia en los pasos para llegar a tus metas, te quedarás a mitad del camino y sin entender por qué no tienes éxito. 

Sin embargo, es comprensible que sea difícil desarrollar y mantener la disciplina cuando puede haber hábitos más placenteros e inmediatos que aquellos que te llevarán a tus metas. 

Entonces, ¿cómo hacer para desarrollar esta cualidad? Aquí te compartimos algunos tips que te harán convertirte en un sensei de la disciplina. 

  1. Define en qué área requieres desarrollar disciplina 

Este paso inicia con tener claridad sobre el objetivo que quieres lograr. ¿Cuál es esa meta que quieres alcanzar? Si puedes ponerlo en papel para definirlo con más detalles, mucho mejor. 

Una vez que tengas claras tus metas, ponlos en las áreas correspondientes: laboral, profesional, relaciones personales, salud, dinero. Esas son las áreas de tu vida en las que vas a requerir más disciplina. 

  1. Conoce tus fortalezas y debilidades

¿Cuáles son esas virtudes y hábitos que te pueden ayudar a alcanzar tus metas? ¿Cuáles son esas áreas de oportunidad y obstáculos que te impedirían lograr tus objetivos? 

Si tienes claros estos puntos, te será más fácil identificar en qué aspectos de tu persona debes trabajar más para mejorarlos, potenciarlos o cambiarlos totalmente. 

  1. Elimina las tentaciones y distracciones 

Cualquier cosa de tu entorno que te desvíe de tus metas por representar una tentación o distracción, elimínala o bloquéala por algún tiempo.

¿Tu objetivo es comer de forma saludable? Deshazte de la comida chatarra. 

¿Tu objetivo es cumplir con todas los pendientes de tu trabajo que tienes para el día? Desactiva las notificaciones de tu celular, en especial las de tus redes sociales. 

¿Tu objetivo es hacer ejercicio de manera constante? Fíjate un horario en el que no hagas otras actividades, en especial aquellas que no te beneficien como ver redes sociales sin un propósito o cualquier otra distracción. 

¿Tu objetivo es cultivar relaciones con personas que le hagan bien a tu vida? Aléjate de las malas influencias y personas que por sus actitudes disfuncionales no te aporten e incluso te distraigan de tus metas. 

  1. Traza un plan de acción

Ya que tienes claros tus objetivos, en qué áreas de tu vida requieres disciplina para alcanzarlos, cuáles son tus fortalezas y debilidades en las que necesitas trabajar, y has eliminado las cosas y hábitos que no te ayudan, es hora de trazar un plan. 

Procura plasmar en papel qué acciones vas a realizar para alcanzar tus objetivos. Luego esas acciones divídelas en pasos más pequeños, que te sea fácil realizar todos los días. 

Y por supuesto, establece en qué tiempos debes lograr o realizar cada acción en la que dividiste tus metas. Si te es posible, lleva un cronograma y un checklist en el que registres cada que cumplas con las acciones que debes realizar. 

De esta forma te será más fácil medir y evaluar cómo vas avanzando al paso del tiempo y hacer los ajustes necesarios para mejorar y lograr lo que te propusiste. 

Si en algún punto de tu plan, se te dificulta apegarte a los tiempos que estableciste o te falta distribuir mejor tu tiempo entre tus múltiples actividades, te compartimos 10 tips para administrar tu tiempo que SÍ funcionan.

  1. Usa tus avances de cada día como motivación

Aunque al inicio sea complicado o cansado instaurar nuevos hábitos y cambios en tu vida, mantener la constancia, con el tiempo irás alcanzando pequeños avances cada día. 

Reconoce esos avances diarios y úsalos como combustible para seguir manteniendo tu disciplina a través del tiempo y paso a paso ir alcanzando lo que te propusiste. 

  1. Repite y practica

Conforme avances en la realización del plan que trazaste, podrás ir evaluando qué acciones son las que te han dado mejores resultados y cuáles podrías cambiar para obtener lo que esperas. 

Una vez identificadas, haz los cambios que necesites y repite aquellas acciones que te han funcionado, pues de esta forma crearás y reforzarás tus hábitos. 

  1. Sé paciente contigo mismo

Habrá días en que por más que te esfuerces, no todo saldrá como esperas. ¡No te desanimes ni mucho menos desistas!

Si desistes echarás a perder todo el avance que hasta ahora llevas. Entonces lo recomendable es que seas paciente contigo mismo. 

Así también es importante que seas paciente pero no complaciente. Puedes permitirte fallar o equivocarte, pero no hacer del error o de la pereza y la desidia un hábito, porque será lo mismo que renunciar a tu avance. 

  1. Sé fiel a ti mismo

Si te propusiste lograr un objetivo, respeta y honra tu palabra, cumple para ti mismo lo que te has prometido, pues así desarrollarás más autoconfianza, lo que te llevará a alcanzar más fácilmente tus objetivos. 

  1. Ten un plan B

Por más que organices perfectamente tu plan, las situaciones de la vida son inciertas. Lejos de ser un obstáculo, la incertidumbre te permite desarrollar tu adaptabilidad. 

Si una de las acciones que has planeado no resulta como esperabas o, por cualquier motivo fuera de tu control no puedes realizarla, ¿qué alternativa podría permitirte obtener los resultados iguales o similares? 

La idea es que siempre puedas adaptarte a las circunstancias y encontrar la forma de no desviarte de tus objetivos. 

  1. Aliméntate sanamente y cuida tu salud

Si no satisfaces tus necesidades básicas como dormir, comer o mantenerte hidratado, ¿cómo vas a tener la energía y la salud para mantenerte disciplinado en tu día a día? 

Si no te preocupas por cuidar estos aspectos, no podrás enfocarte en lo que debes hacer porque tu cuerpo te estará recordando a través de los síntomas como el cansancio o la debilidad física que necesitas comer mejor o descansar más. 

Una alimentación completa, saludable, en tus tiempos y un descanso diario son algunos de los pilares para mantener tu salud y poder seguir adelante, sin obstáculos ni distracciones. 

TIP EXTRA: Recompénsate 

Una vez que gracias a tu disciplina y hábitos hayas alcanzado una meta o tu objetivo principal, ¡celébrate y prémiate!

Date un pequeño gusto que te permita disfrutar el trabajo que hiciste a lo largo del tiempo y disfruta saber que eres capaz de mantener la disciplina y la constancia a lo largo del tiempo para lograr todo lo que te propongas. 

disciplina hábitos objetivos Salud
autor Comunicóloga especializada en periodismo de ciencia y marketing digital. La curiosidad lleva a este ser con personalidad de gato a encontrar vínculos donde aparentemente no los hay. Siempre que puedo, me gusta aportar aunque sea un granito de lo que he aprendido. Fan del mundo del emprendimiento y de las MMA.