Buscador
LO MÁS VISTO
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
29-07-2022, 9:00:00 AM

Todo se acartona en esta vida. Es la oportunidad de reinventarse

Llega un punto en todas las cosas, incluidos los negocios, donde se llega al final. No entres en pánico; es momento de reinventarte.

¿Cómo saber cuándo es momento de reinventarse?
¿Cómo saber cuándo es momento de reinventarse? © Daniel Eledu vía Unsplash

Reinventarse o morir”.

Una frase que todos y todas hemos escuchado un sinfín de veces en el mundo del emprendimiento que señala la -saludable y constante- necesidad de realizar cambios para permanecer relevantes o evitar caer en el olvido.

No sé tú, pero yo siempre trato de reinventarme, tanto en mi vida profesional como en mi vida personal. Me encanta retarme, soy de esas personas que disfruta mucho destruir para luego volver a construir. Me fascina este mito del ave fénix pues nos habla de la capacidad que tenemos los humanos de la resiliencia, esta habilidad para encontrar soluciones a situaciones adversas que nos presenta la vida para luego poder renacer de las cenizas y volverlo en alguna lección.

El acartonamiento que puede llevar al momento de reinventarse

¿De qué adversidad me gustaría platicarte? Del acartonamiento, una fase en la cual todo se siente rígido y estático y donde las cosas nos fluyen naturalmente. Una situación que carece de vitalidad y espontaneidad. Es como cuando decimos que “la chispa se apagó” en una relación de pareja. Pero ¿qué crees? Esto no solo pasa en el noviazgo o el matrimonio. También puede pasar con tu empresa, pero también contigo mismo y en todo lo que te rodea.

Mi intención con esta nota es que identifiques si estás instalado aquí, en esta “planicie” en la que las cosas parecen monótonas y sin chiste. Pero no es para que digas: “ni modo, no funcionó”. Ni tampoco para que te “apaniques” y creas que tu negocio está por cerrar. ¡No! Es para que te emociones y veas frente a ti una oportunidad de reinventar y de crear algo nuevo. Es una invitación a vivir algo emocionante y completamente natural. Para que vivas nuevas partes de tu negocio.

Para ello, me gustaría compartirte un momento clave de reinvención en mi profesión: cuando decidí salirme de trabajar formalmente de una empresa y me dediqué de lleno al mundo del emprendimiento. Fue en este momento de mi vida cuando empecé a leer mucho y explorar a profundidad lo que es el propósito.

Conforme investigaba y me clavaba, me di cuenta de que hay diferencias entre un propósito terrenal y uno espiritual, que es distinto a una intención y que todos y todas tenemos uno. Fue por eso que decidí crear mi empresa: The Why Element. ¿Por qué se llama así? Porque el elemento principal es el propósito.

De esta manera, surgió “El Taller Why”. Fue mi primer bebé, un taller que ayudaba a la gente a descubrir su propósito de vida. Después de haberlo dado tantas y tantas veces en todo el país, llegó un día en el que sentí que ya había caducado. Que ya no estaba en sintonía conmigo y que mis ganas de querer aportarle algo al mundo, ya no se sentía viva. La energía de este proyecto, estaba acartonada.

Ojo, eso no quiere decir que hoy no me siga importando el propósito. Todo lo contrario. Es mi core, mi columna vertebral. Pero cuando llegué a ese punto, decidí darle un nuevo giro y por eso diseñé una metodología que ayuda a las personas a conseguir la vida de sus sueños, sin que pierdan de vista ese propósito.

El acartonamiento es más común de lo que parece

Llevo varios años inmersa en el mundo del coaching empresarial y me he dado cuenta de que la renuencia al cambio es algo de lo más común. Y es que seguramente te preguntarás: ¿para qué cambiar mi fórmula si me está yendo tan bien económicamente? ¿Para qué hacer ajustes si los números hablan por sí solos?

La “planicie” en un negocio nuevo puede llegar entre el segundo y el cuarto año. De eso no hay duda. Sin embargo, no todos los negocios llegan a este lugar, pues un 70/80% de los emprendimientos logran llegar al segundo año después de haberse formado, mientras que solo un 20% alcanza la meta del cuarto año. No por nada, dicen que emprender es un sueño arriesgado.

Como podrás ver, son muy pocos los que llegan a dicha planicie, a ese momento crucial que necesita esa gasolina para encender todo de nuevo. Si estás en este punto, toca frenar y decir: ¿cuál es el siguiente punto de mi negocio?

Mientras estemos clavados en los números y en el dinero, el acartonamiento llegará más pronto. Recuerda que siempre debes regar con creatividad, empatía, acción, valentía y, sobre todo, humildad para reconocer que esa tierra ya no está fértil. No te concentres solamente en la energía de la estabilidad.

Las preguntas que debes hacer para saber si estás acartonado

¿Sientes que estás en esta etapa? Hay ciertas preguntas que te puedes hacer que te ayudarán a darte más claridad y una respuesta que a lo mejor no estás listo o lista para escuchar.

Deberás hacerte cuestionamientos sobre tu relación con lo incómodo y con el cambio. ¿Qué tan cómodo te sientes frente a él? ¿Qué tan dispuesto estás a tomar las riendas de tu negocio o de tu vida para hacer esos ajustes que la vida te pide?

También pregúntate si eso que haces, ya sea de manera profesional o personal, todavía te emociona y te enciende. Todos sabemos muy bien cuando algo está acartonado.

Las dos claves para sobrepasar el acartonamiento

Creo en el liderazgo de todos y creo firmemente que todo espacio y todo humano, tiene un propósito y, justamente el mío, es ayudar a los demás a que encuentren el suyo.

Además de ser consciente de quién soy, también lo soy de lo que está ocurriendo en el mundo. Este combo de saber mi propósito y conocer a mi entorno, me ha funcionado muy bien. Y es que simplemente no podemos vivir un negocio activo, dinámico y vivo si no estamos conscientes al contexto del mundo y al movimiento natural de todo y todos.

Porque si sé lo que la gente está buscando, mi negocio va a poder apoyar a esa necesidad. Apoyará a ese nicho y a ese mercado.

Recuerda: tu negocio nunca se puede tratar solo de lo que te interesa a ti. Siempre debes de encontrar ese balance entre lo que te interesa a ti, pero que también conecta y sirve a otros.

Entonces, ¿qué camino tomar cuando a algo se le acaba la chispa? Nunca olvides que lo único que te ayudará a desencartonarte es eso que te enciende. ¿Cómo hacerlo de la manera correcta? Escuchando a tu audiencia y siendo perceptivo a tu entorno.

Solo así, podrás meterle algo nuevo y tu negocio o tu proyecto personal se volverá algo dinámico. Sentirás cómo esa chispa se enciende de nuevo.

Lo que no se debe olvidar al reinventarse

A la mente humana le encanta ganar, lograr y tener. Pero no solo es eso. Se debe tratar de mejorar, de evolucionar, de aportar y de servir. De crecer y de innovar. Emprender pide mucha energía. ¿Cómo la vas a canalizar?

Fracaso Reinventarse
autor Speaker y Mindset Coach mexicana comprometida con elevar la mentalidad de México y despertar el liderazgo en nuestro país. Desde hace 15 años, ha buscado la manera de transformar la realidad con una percepción mucho más propositiva. Es experta en entrenamientos grupales, de liderazgo; en equipos, empresas y en desarrollar el propósito, valores y objetivos de mar-cas nuevas y en renovación. Hace un llamado a la acción a través de herra-mientas, contenido e información práctica para despertar la conciencia, el liderazgo y el propósito personal que sea posible aplicarlos en favor de la comunidad con resultados extraordinarios.