Buscador
LO MÁS VISTO
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital

Por qué el capital de riesgo respalda las plataformas de logística de última milla en América Latina

Con la pandemia y las entregas a domicilio, la logística de última milla en América Latina ha adquirido un papel importante.

© Depositphotos.com

En los últimos 18 meses, la logística de última milla en América Latina ha adquirido un papel importante. Con la llegada de la pandemia, la población mundial se vió obligada a utilizar en masa el comercio electrónico. Sin embargo, algunas infraestructuras débiles de la industria ecommerce, han significado que los tiempos de entrega lamentablemente sean mucho más largos y molestos.

Por ejemplo, los obstáculos en la entrega de la última milla han sido un impedimento para la distribución de vacunas para el covid-19, ya que los expertos dicen que los esfuerzos de inmunización no concluirán antes de 2023.

Sin embargo, para las plataformas de logística de última milla, puede haber un lado positivo, ya que raíz de la revolución del comercio electrónico en América Latina, la esperanza generalizada es que la pandemia no sólo da a entender el estado deficiente de la tecnología logística y los tiempos de entrega en la región, sino que también conllevará a una completa revisión.

Lo que está en juego, como se señaló, es tan alto como siempre, y las ganancias potenciales para los inversionistas con visión de futuro parecen ser igualmente grandes. Los expertos prevén tasas de crecimiento de los comerciantes electrónicos regionales del 35% en 2021, incluso cuando América Latina todavía está muy por detrás de Europa y América del Norte en términos de velocidad de entrega. 

Mientras tanto, la entrega de última milla ha demostrado ser un sector probado y verdadero para encontrar unicornios de capital de riesgo, desde Loggi hasta Nuro y Bringg. En última instancia, la brecha cada vez mayor entre la creciente demanda y la escasa oferta de servicios de entrega el mismo día o al día siguiente, lo que hace que América Latina sea especialmente propicia para oportunidades de inversión lucrativas en plataformas de entrega de última milla.

Echando un vistazo más de cerca, la rápida transformación de este ecosistema de comercio electrónico latinoamericano que alguna vez estuvo latente y el interés despertado en los servicios de última milla de los capitalistas de riesgo, forman parte de una historia de potencial sin explotar, demanda creciente e innovación.

Algunos de los datos más determinantes, se encuentran en la necesidad de transformación y desarrollo que se vive en la región, destacando los siguientes aspectos.

América Latina rezagado en servicios de entregas de última milla

Por un lado, las inversiones masivas de capital de riesgo en América Latina no son nada nuevo: solo en la primera mitad de 2021, las startups de LATAM recaudaron USD 9.3mdd. Por otro lado, las empresas de entrega de última milla no han visto comparativamente menos, recaudando solo alrededor de USD 1 billón de los USD 11 billones invertidos a nivel mundial durante la última década.

Sin embargo, la marea está comenzando a cambiar lentamente a medida que los inversores se dan cuenta del potencial sin explotar de los servicios de entrega de última milla. A medida que la adopción generalizada del comercio electrónico se vuelve más prominente, los grandes actores están invirtiendo en el sector y los inversores están tomando nota. 

Por ejemplo, en 2018 MercadoLibre anunció que comenzaría a ofrecer entregas en el mismo día y, más recientemente, el gigante regional de comercio electrónico, tecnología financiera y entrega comenzó a construir su propia infraestructura logística al adquirir Kangu, una startup de logística de última milla que logró un gran “exit” en tan solo dos años desde su lanzamiento.

Al mismo tiempo, la inversión de MercadoLibre en Kangu ayudó a arrojar luz sobre uno de los mayores problemas en la logística de LATAM: la densa congestión del tráfico urbano en la última milla. Ahora, algunas de las startups más innovadoras de la región están jugando aún más con la posibilidad de resolver ese dilema. 

Los inversionistas de hoy se están interesando en estas nuevas empresas, ansiosos por ver si la respuesta para los servicios de entrega de última milla en la región viene en forma de las llamadas “dark stores”. Estas son espacios establecidos en edificios comerciales que están organizados y optimizados para el rápido cumplimiento minorista de pedidos en línea. 

Están ubicados en puntos urbanos estratégicos, como edificios comerciales desocupados por la pandemia, lo que permite menores costos de logística, como la recolección por unidad (el costo incorporado asociado con los conductores que tienen que esperar en fila en supermercados abarrotados para recoger pedidos ) y entrega de última milla. 

Con la adopción generalizada de espacios como los centros de micro-logística, América Latina podría ayudar a cerrar la brecha de infraestructura que ha frenado a la región durante años. Esto podría desencadenar una oleada de nuevos servicios de comercio electrónico y oportunidades de inversión a medida que las redes crecen para satisfacer la demanda.

Un apetito por el cambio

Este entusiasmo sentido por los inversores también se puede atribuir a lo que los capitalistas de riesgo imaginan legítimamente que debe ser una demanda prodigiosa de los clientes para una mejor entrega de última milla. 

A pesar de que el comercio electrónico en la región ha crecido un 37% en 2020, América Latina todavía está dolorosamente mal equipada para entregas rápidas. Un informe pre pandémico realizado por McKinsey, afirma que alrededor de una cuarta parte de los usuarios de comercio electrónico pagarían una prima por la entrega el mismo día, y cualquier servicio que pueda satisfacer la demanda en la región seguramente se encontrará con las recompensas de ingresar al mercado más rápido. Los inversionistas anticipan que el apetito frustrado de los compradores por las entregas rápidas significa una oportunidad.

Los servicios de entrega de última milla en América Latina todavía están dominados principalmente por pequeñas empresas y conductores independientes que pueden crear ineficiencias. Además, la falta de empresas que operen a una escala lo suficientemente grande como para satisfacer la demanda de los consumidores, junto con procesos de optimización inexistentes (muchas empresas aún realizan un seguimiento de las entregas con lápiz y papel y confían en realizar procesos manuales de despacho en lugar de utilizar un servicio automatizado) significa que en la mayoría de los lugares, la entrega el mismo día o al día siguiente no está disponible.

Y, sin embargo, la innovación en la región, en forma de una revisión algorítmica de procesos de décadas, podría ayudar a satisfacer lo que los inversores ven como un apetito creciente. Las empresas latinoamericanas pueden corregir una discrepancia tecnológica obvia integrando sistemas inteligentes que utilizan algoritmos de inteligencia artificial para reducir el tiempo y los costos al encontrar las rutas más eficientes para los conductores de reparto. Un estudio de UPS citado en Medium proporciona información destacada que demuestra cuánto “el análisis de datos logísticos adecuado puede ahorrar tiempo, costos y excluir riesgos de seguridad”.

La demanda de los clientes junto con la perspectiva de que las empresas de comercio electrónico latinoamericanas adopten la logística habilitada por inteligencia artificial, escalen drásticamente sus flotas y mejoren enormemente la entrega de última milla está alimentando el interés de los capitalistas de riesgo. En países con una alta población de usuarios de motocicletas como Colombia, la reciente valoración de Rappi, ofrece un punto de datos convincente.

Espacio para retadores e inversionistas

Claramente, existe una demanda de cambio que tanto las startups hambrientas como los inversionistas motivados están preparados para abordar. Para los inversores, la tecnología de entrega minorista de última milla ya ha producido varios unicornios, y esto sin contar los unicornios de entrega de alimentos como Rappi y DoorDash, o empresas de viajes compartidos como Uber y Lyft.

Los emprendedores, inversionistas y minoristas inteligentes pueden beneficiarse al ingresar al mercado y tomar las decisiones estratégicas correctas, y las nuevas empresas en la región deberán atraer a los inversionistas con la combinación adecuada de tecnología, precios competitivos y una flota suficiente para escalar.

Las empresas que ahora ingresan al espacio pueden atraer conductores, expandir su red y escalar rápidamente su negocio debido a la alta demanda. En una entrevista con TechCrunch, Alexis Patjane, director ejecutivo de la empresa mexicana de entregas 99 Minutos, quien recientemente recaudó USD 40 millones en fondos de la Serie B, explica este potencial, “cobramos al cliente una tarifa fija por la entrega y luego ofrecemos al conductor una tarifa plana también, pero hoy, el volumen es tan grande en cada ruta, que se ha vuelto muy lucrativo ”, dijo Patjane. Agregó que 99 Minutos está planeando expandirse a la logística entre ciudades mediante el uso de camiones y aviones pequeños.

Al analizar las tendencias en el crecimiento del comercio electrónico en todo el mundo, es evidente que América Latina está preparada para experimentar un enorme crecimiento en el transcurso de los próximos cinco años. Las empresas que brindan servicios de logística inteligente que pueden reducir el tiempo de entrega y los costos experimentarán un crecimiento simultáneo a medida que estas empresas escalen exponencialmente para satisfacer la enorme y creciente demanda de la región. Con fondos de capital de riesgo, estas nuevas empresas prometedoras pueden llevar a América Latina una nueva era de logística de última milla antes de lo esperado.

logística última milla
autor Iván Ariza es fundador y director ejecutivo de Cargamos, la plataforma logística de extremo a extremo con la misión de hacer que el comercio sea accesible para todos.