Buscador
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
13-01-2022, 2:21:06 PM

El cambio que tienes que hacer para tener un año más exitoso

Seamos honestos. Cada año es más o menos lo mismo. Aquí una propuesta que puede cambiar por completo tu proyecto de vida. ¿Estás listo?

¿Cómo tener un año exitoso?
¿Cómo tener un año exitoso? © Depositphotos.com

Seamos honestos. Cada año es más o menos lo mismo: bajar de peso, comer mejor, hacer ejercicio, ahorrar. Millones de personas en el planeta se unen a un gimnasio solamente para abandonarlo unas semanas después. Sabemos que es así, pero igual lo hacemos, porque… ¿Qué más podemos hacer?

Aquí una propuesta que puede cambiar por completo tu proyecto de vida. ¿Estás listo?

Este año, no hagas propósitos. En cambio… define tu propósito central.

No es solo cuestión de semántica, ni un juego de palabras. Es mucho más.

EL MUNDO AUTÓMATA

Lo que voy a decirte no es un secreto: millones de personas en el mundo se levantan agotadas cada día para trabajar haciendo algo que no aman, en un lugar que apenas los reconoce, construyendo riqueza para alguien más, mientras cumplen (apenas) con sus necesidades básicas y se endeudan para adquirir necesidades inventadas con el objeto de asombrar a personas a quienes no les importa.

Vivimos y avanzamos tratando de cumplir estándares sociales que nos han sido impuestos o, muchas veces, con el botón de “automático” activado, pasando de una actividad a otra sin la menor reflexión; en una rutina de vida que nos mantiene, en cierto modo, adormilados: haciendo lo que “toca”, porque “toca”, y sin hacer una pausa para preguntarnos dos cuestiones centrales.

  1. ¿Sabes quien eres, qué quieres y a dónde vas?
  2. ¿Eres feliz?

Estas dos preguntas son parte fundamental de lo que tú y yo entendemos como “éxito”: no solo un logro económico sino un estado de plenitud más amplio, que implica la realización de nuestro potencial y el cumplimiento de nuestra misión. Es una aventura que bien vale la pena ¿No te gustaría, al menos, intentarlo?

LA ALTERNATIVA: EL JUEGO INFINITO

Por eso mi recomendación para este año es que no “hagas propósitos” sólo porque “toca”. Aunque comer mejor o ahorrar dinero son buenas metas en sí mismas, serán mucho más potentes y tendrán mayor sentido si ambas cosas aportan a un proyecto más profundo, de mayor alcance y con más largo plazo.

La alternativa, “el Juego Infinito”, toma el nombre de un libro de Simon Sinek, que se estructura en torno a la manera en que las empresas redactan y viven su misión y su visión. En este mismo sentido, si lo aplicamos no a las empresas, sino a tu persona, podemos decir que la única forma de alcanzar tu éxito es definiéndolo en términos de tu realidad, tu expectativa y tu propia misión.

Así que te pregunto, justo ahora que inicia el 2022: ¿Cuál es tu propósito? ¿Cuál es tu juego infinito? O, en otras palabras ¿Qué persona que quieres ser y qué mundo que quieres construir? En una empresa, estas dos cosas se nombran “misión” y “visión”. E, igual que una empresa, si no las tienes interiorizadas, muy pronto perderás el rumbo de tu propia vida.

¿Qué te parece si en este mes, ahora mismo, iniciamos con la definición de tu propósito central?

¿CÓMO DEFINO MI PROPÓSITO CENTRAL?

No basta decir “Quiero ser el mejor abogado, o el mejor banquero” o, menos aún “Quiero ser rico y feliz”. La definición de un propósito general y ambiguo no permite la descripción de objetivos SMART -Específicos, Medibles, Alcanzables, Relevantes y con Tiempo-, que se pueden convertir en propósitos específicos dentro de tus rutinas de vida.

¿Cuáles son los cinco pasos para construir tu Propósito Central?

1. Haz una pausa

La definición de tu propósito central no es un tema que resolverás en 10 minutos. Es necesario hacer una pausa y darte tiempo para reflexionar. Si no puedes buscar la soledad por unos días, entonces deja que este plan repose durante varios días; pregunta, cuestiona, reflexiona y procura llegar a un resultado real. Tu propósito central puede redefinir toda tu vida: no lo tomes a la ligera.

2. Define tus talentos

¿Estás en donde debes estar? Gran parte de la definición de nuestro propósito proviene de nuestros talentos: los dones y habilidades que tenemos de forma natural, que nos distinguen de otros y nos hacen únicos. Ken Robinson insiste en que el éxito se encuentra en el lugar en donde tus talentos (que son objetivos) y tus pasiones (que son subjetivas), se cruzan; y llama a ese lugar “Tu Elemento”.

Así que pregúntate (y pregunta a quienes te conocen) ¿Cuáles son tus talentos? Quizás eres un gran artista, un excelente relacionista o un científico nato. Quizás eres bueno ordenando, liderando o planeando. Sé honesto contigo mismo. La felicidad -dice Francisco Ugarte- es estar en la realidad; aceptando lo bueno y observando lo malo, sin cerrar nuestros ojos y sin huir.

En mi experiencia, pocas personas conocen cuáles son sus talentos hasta que los buscan conscientemente o lo escuchan de alguien más. Tus talentos son pieza clave en tu proyecto de vida porque definen quién eres y qué eres. Buscar tu éxito en otra parte, aunque no imposible, te será mucho más difícil.

3. Define tus pasiones

Hacer lo que amamos es uno de los elementos clave de la felicidad según el estudio más grande sobre le tema, de la Universidad de Harvard. Hacer lo que amamos sin considerar nuestros talentos, sin embargo, es la receta para la frustración. Hay que hacer las cosas que amamos y hacemos bien.

Por eso vale hacer la pausa para preguntarnos ¿Qué es lo que me apasiona, lo que amo, lo que me mueve con fuerza, lo que me anima a seguir adelante? No solamente lo que me gusta (“me gusta” ver la tele, jugar videojuegos o comer palomitas), sino lo que me apasiona (escribir, viajar, ayudar a las personas, ver crecer a mis hijos).

Quizás podrías pensar que esta es la parte más sencilla, pero no siempre es así. La mayoría de las personas están tan ocupadas haciendo lo que tienen que hacer, lo que sigue, lo que toca, lo que deben, que se han olvidado de reconocerse a sí mismas.

Al final, la mayoría de las personas se llevan la peor ganancia: dedicando la vida ni a lo que verdaderamente aman ni a lo que verdaderamente deben; es decir, pasan el tiempo sobreviviendo o procrastinando. ¿Y tú?

4. Define tu Propósito Central

Una vez que has definido quién eres (tus talentos y tus pasiones) es hora de definir tu propósito central: una visión SMART del futuro que quieres para ti, para los tuyos y para el mundo. Debes de poder escribirla en un párrafo breve que te haga sentido, te inspire y te sirva de piedra angular para tu proyecto de vida.

Algunas personas lo definen a 10 o 20 años. O con una edad “Al llegar a los 55 quiero ser y lograr esto…”. Puedes hacerlo también a un plazo indefinido: “Antes de morir me gustaría…”. Y después, busca tu inspiración para decirte a ti mismo.

Por ejemplo: “A mis 55 años quiero tener cuerpo y mente sanos; tener suficiente libertad financiera para dedicar tiempo a mi familia y a viajar; tener al menos dos empresas sólidas y en crecimiento, para poder ayudar a más personas, especialmente a niños que no pueden estudiar. Deseo cuidar de mis padres y devolverles algo de lo que me han dado. Quiero estar cerca de Dios, de mi familia, de mis amigos y de mi entorno. Quiero tener un perro. Bonus: Me encantaría escribir un libro.”

Y ya está. Ahora pondrás tu firma al final del párrafo: has hecho un compromiso contigo mismo y definido tu propósito central. Imprímelo y tengo en un lugar disponible o visible para ti. Has diseñado los planos de tu vida: ahora hay que construirla.

5. Haz un plan anual que incluya tus 6 dimensiones

Ya que has definido (¡por fin!) tu propósito central, te darás cuenta inmediatamente de cuánto tiempo podemos perder persiguiendo metas u objetivos; o distrayéndonos con cosas que no aportan ni a nuestra felicidad ni a nuestro propósito. También verás qué sencillo es definir objetivos, metas y propósitos que abonen y se dirijan con claridad a nuestro propósito.

Como dice Hugo Cuesta, autor de La Crisis de la Mitad de la Vida, es necesario abordar la vida desde todas sus dimensiones. ¡No basta un propósito aislado! Así que, ahora sí, haz tus propósitos, que deben ser al menos seis, como un plan o manifiesto anual. Bajo tu propósito central, podrás poner las acciones SMART que debes buscar este año para acercarte un escalón más a tu Propósito Central.

Por ejemplo:

“Este año, para acercarme a mi propósito central, me propongo”

  • En lo Familiar – Reconectar con mi esposa y mis hijos. Al menos un plan familiar por semana.
    • En lo Espiritual – Volver a conectarme con mi parte espiritual atendiendo tal lugar o evento.
    • En lo Social – Buscar a Pepe y Juan. Recuperar las reuniones mensuales con amigos.
    • En lo Personal – Bajar 7 kilos de peso. Iniciar la bicicleta y eliminar tales comidas.
    • En lo Económico – Reducir el gasto familiar en 15%. Ahorrar esta cantidad para inversión.
    • En lo Profesional – Mejorar mi desempeño con miras a la junta de marzo. Buscar este puesto.

Este es tu plan o manifiesto anual. Te permite ver en dónde estás y qué puntos deseas atacar este año para acercarte a tu propósito central. Como observaste, todos los propósitos son SMART y no solo buenos deseos. Puede revisarlos el año siguiente.

6. Arranca y revísalo periódicamente

El Plan Anual cambia, pero el Propósito Central no cambia (a menos que exista una razón de peso para cambiar el rumbo de tu vida). No te preocupes si no todo sale a la primera; lo normal es que las metas difíciles cuesten trabajo. Si sientes que ya no puedes más, entonces aprende a descansar; no a renunciar.

Cada año puede revisar tus propósitos y tus metas para esos doce meses. ¡Aprovéchala!

No lo dejes abandonado en un cajón. Tu propósito central puede ser una herramienta que de sentido a tu vida, orden a tus proyectos, facilite tus decisiones y te dé una sensación de control sobre tu propio destino. En vez de que la vida te lleve a ti, tú vas a llevar a tu vida por los caminos y derroteros que tú decidas. Eres totalmente libre y puedes hacer de tu vida el mejor de tus proyectos.

Todo empieza por descubrir quién eres y decidir a dónde quieres ir.

Éxito Propósito en la vida
autor Conferencista. Escritor. Papá de cuatro. Tapatío y cinéfilo. Escritor, Conferencista. Coach de oratoria, media y storytelling. Creador de @Dibujomentarios. Socio en DiezLetras Comunicación. Autor de la saga de El Delegado Francés y algunos otros títulos, como Todos Hablan, Pocos Conectan y Como Pez en el Agua. Abogado y master en Política Global. Dircom en Universidad Panamericana Aguascalientes. Doctorando en Comunicación. Sigue su podcast "Todos Hablan, Pocos Conectan" en Spotify y consigue sus libros en Amazon.
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Newsletter Emprendedor Site