Buscador
LO MÁS VISTO
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
09-02-2022, 9:00:00 AM

¿Por qué tu estrategia de email marketing no está funcionando?

Hay algunas razones comunes por las que tu estrategia de email marketing no te está dando el fruto que esperabas. Te decimos cómo evitarlas.

¿Tu campaña de emial marketing está funcionando?
¿Tu campaña de emial marketing está funcionando? © Depositphotos.com

Muchos piensan que el email marketing ha muerto. ¿Es cierto? ¿O lo que no funciona es su estrategia? Como herramienta de comunicación, no basta con crear cualquier contenido y enviar una newsletter a la semana. Para que de verdad funcione una campaña de email marketing, debe estar alineada a tu estrategia de negocio.

No tengo duda de que el email marketing es y seguirá siendo una de las estrategias de marketing de contenidos más potentes; sobre todo para consolidar relaciones con tus clientes potenciales y reales. Se ha convertido en la vía más efectiva para mantener el contacto con ellos, nutrirlos con información relevante relacionada con tu negocio y suscitar interés por tus productos o servicios.

Probablemente, hayas analizado tus campañas y los resultados no son los que esperabas. Pero esto no significa que no puedas implementar mejoras en tu estrategia para conseguir tus objetivos. Hablando con muchos emprendedores, he podido sacar algunas conclusiones de por qué la estrategia de email marketing no les está dando todo el fruto que esperaban. Hoy voy a compartirlas contigo para que aprendas de estos errores y los soluciones cuanto antes.

10 motivos por los que tus campañas de email marketing no funcionan

En cualquier negocio nos encontramos con compradores impulsivos, reciben una oferta y la compran al instante. Pero también tenemos clientes más indecisos, que necesitan más tiempo para investigar y comparar precios. Estos precisamente necesitan que la marca les acompañen en su viaje de compra y aquí es donde el email marketing puede ayudarte. 

El uso correcto de este canal es lo que te hará pegar el salto. Por eso, debes conocer algunos errores que puedes estar cometiendo para hacer optimizaciones cuanto antes. Toma nota de estos fallos y de las soluciones que te propongo a continuación.

1. Solo quieres vender y promocionarte

Con email marketing podemos forjar una relación con el usuario, ofreciéndole valor mediante descargables, vídeos y webinars. Este último me parece especialmente interesante, ya que el usuario puede ponerte cara, conocer tu tono de voz y establecer una comunicación más cercana contigo, lanzando preguntas y resolviendo sus dudas. 

Como ya has generado algo de confianza con un lead magnet, este estará más dispuesto a recibir más información sobre tu negocio. El problema es que muchos se olvidan de este paso tan importante y pasan directamente a vender y promocionar sus productos o servicios. ¿Y cuál es el resultado? Todos estos emails publicitarios pasarán inadvertidos o en la carpeta de spam.

2.  No personalizas los correos

Algo tan sencillo y donde muchos fallan es mandar correos generalizando. No es lo mismo empezar un email con un “Hola” que usar el nombre de tu cliente “Hola, Cris”. Esto denota cercanía, compromiso, seriedad y credibilidad.

3. No segmentas a tu audiencia

Las listas segmentadas son muy útiles sobre todo en ecommerces o tiendas online; ya que dependiendo de los gustos e intereses de tus clientes, puedes enviarles emails de una determinada oferta a aquellos que de verdad tienen interés en ella; así evitas acabar en spam y mantienes una buena reputación de envío

Por ejemplo, imagínate que tienes un ecommerce que vende comida para animales. ¿Qué sentido tiene que le envíes un email a alguien sobre tu nuevo producto para gatos si ese cliente tiene un perro? Este es solo un ejemplo. Piensa en tu negocio y analiza si segmentar puede ayudarte en tu estrategia.

Las listas segmentadas son muy útiles sobre todo en ecommerces o tiendas online / Imagen: Depositphotos.com

4.  No te pones en el lugar de tus clientes

Piensa en sus preocupaciones, en sus miedos, en sus problemas y entonces podrás ponerte en su lugar y entender qué necesitan. Para mostrar esta empatía, una herramienta muy efectiva que utilizo en mis secuencias de emails es el storytelling.

A través de historias reales, les cuento a mis suscriptores cómo puede cambiarles la vida si están pasando por una experiencia similar. De esta forma, conecto con ellos y les hago entender que si eligen mi oferta, su vida será mucho más fácil.

El error que muchos cometen es pensar solo en su empresa. Se obsesionan con las ventas y bombardean a sus clientes con sus productos. Pero recuerda que si quieres tener éxito en tus campañas:

“El único objetivo del email marketing es quitar barreras hacia la compra y ponérselo fácil a tus clientes”.

5. No ofreces un servicio de atención al cliente rápido

Una atención al cliente rápida y personalizada es básica en una estrategia de email marketing. Si uno de tus suscriptores recibe uno de tus emails y le surge una duda, este responderá a ese email para resolverla.

Cuanto antes le respondas, mejor. Pero si dejas pasar demasiado tiempo (48 horas), es muy probable que lo pierdas.

6. Los asuntos de tus emails no despiertan curiosidad

El asunto de tus emails tienen que tener gancho, generar curiosidad y expectación. Para llamar la atención de mis suscriptores, suelo utilizar corchetes, mayúsculas (sin abusar de esta) y emojis para hacer que el usuario haga clic en el email y lo abra.

Por ejemplo, cuando se trata de la newsletter semanal, normalmente suelo incluir algún descargable gratuito. Te recomiendo que siempre que ofrezcas algo de valor, se lo hagas saber al usuario en esa línea del asunto. Así este no dudará ni un momento en abrirlo para conseguir su regalo o algo de valor que lleva tiempo deseando.

7. No realizas tests A/B

La base de cualquier emprendedor es innovar, mejorar y testear. Por eso, los tests A/B son tan importantes en cualquier proyecto.

Los tests A/B son pruebas que se hacen para comparar cuál funciona mejor: cuál obtuvo mayor tasa de apertura, cuál consiguió más conversiones, qué diseño gustó más, qué llamadas a la acción fueron más efectivas y, en definitiva, para conocer mejor a tu audiencia.

Lo ideal es hacer dos pruebas con elementos y contenidos diferentes. Por ejemplo, si tienes dudas sobre dónde colocar un call to action, el test A/B te dirá en qué test los usuarios hicieron más clics. Además de probar los call to actions, también puedes probar qué formatos de contenidos funcionan mejor o qué diseño les atrae más (si prefieren un email  más visual o con solo texto).

8. No compruebas el resultado antes de hacer el envío

Antes de hacer los envíos comprueba una, dos y tres veces que todo funciona a la perfección. Cuando digo todo me refiero a que no haya enlaces rotos, que el texto esté bien escrito, sin faltas de ortografía, o que el diseño esté completamente acabado.

9. Agobias a tus sucriptores

Elegir la frecuencia correcta de tus emails dependerá mucho del sector de tu negocio y del perfil de tu cliente. En mi caso suelo enviar una newsletter a la semana para no agobiar a mi suscriptores.

Pero si tienes dudas sobre cada cuánto enviar tus emails o newsletters, podrías lanzarles una encuesta a tus suscriptores y preguntarles directamente cuándo quieren recibir noticias sobre tu negocio.

10. No haces limpieza de tu lista de suscriptores

Esto significa eliminar de tu base de datos aquellos suscriptores inactivos, es decir, aquellos que se suscribieron hace tiempo y que nunca han interactuado con la marca o no lo han hecho en mucho tiempo.

Esto principalmente es importante que lo hagas porque te ahorrarás costes con el software que contrates. Recuerda que estás pagando por suscriptor y si haces esta limpieza, puedes ahorrarte un pellizco.

email marketing Marketing digital newsletters
autor Inés Ruiz es la CEO de dos empresas de e-learning (online y físico) y comparte sus experiencias sobre marketing a través de Diary of an Entrepreneur. Dejó su trabajo como profesora en la Universidad de Cambridge para emprender su negocio y especializarse en marketing, cursando un máster en Neuromarketing. Así empezó a ayudar e inspirar a otras mujeres, con un enfoque diferente de los negocios online. Ha recibido varios premios Stevie Awards for Women in Business en Estados Unidos y ha sido mencionada en medios como Business Insider, Forbes, CNBC, El País o ABC.