Buscador
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
11-01-2022, 2:31:16 PM

Lo que el fraude de Elizabeth Holmes y Theranos nos dejó (y no podemos olvidar)

Ya seamos líderes consolidados o estemos por empezar, podemos caer en los mismos errores que la multimillonaria que ahora vale 0 dólares.

© Wikimedia Commons

Theranos se convirtió en el símbolo de hasta dónde puede llegar el “fake it until you make it”. Era una empresa de biotecnología con la promesa de que una sola gota de sangre podía ser analizada, gracias a la tecnología, para brindar información clara, precisa y confiable a los médicos en beneficio de los pacientes.

Con una valoración que llegó a nueve mil millones de dólares, Theranos resultó un fraude y terminó con un juicio de Elizabeth Holmes, CEO de la empresa, quien fue encontrada culpable de cuatro cargos por fraude.

Ya seamos líderes de empresas consolidadas o estemos por empezar un nuevo negocio, podemos incurrir en los mismos errores y omisiones de Theranos, que tuvo consecuencias graves en todos los ámbitos, incluyendo los colaboradores.

Trabajar en silos

Una de las inercias en que las empresas más rápidamente caen es una dirección tan centralizada que fomenta que las áreas de trabajo no se conozcan entre sí. En el caso de Theranos, toda la información era generada y administrada por Elizabeth Holmes y su muy cercano círculo directivo, sin que nadie más pudiera saber los planes, avances, dificultades o incluso aquellas soluciones probadas y rechazadas.

Para saber más: Elizabeth Holmes, la ex multimillonaria que ahora vale 0 dólares

Confundir la innovación con talento

Theranos quería ser un hito en la industria y atrajo a las mejores mentes para lograrlo, pero, en un ambiente de una dirección tan cerrada, nunca hubo lo necesario para lograr innovación que es: tolerancia a la frustración y al error, fomentar el trabajo en equipo, así como estructurar ambientes de confianza donde los colaboradores puedan tener intercambios claros de expectativas y resultados. Quizá el tema más complejo es entender que -una vez más- no se trata de trabajar en silos, sino de generar una cultura que permee en todo y hacia todo el organigrama.

Los hechos hablan

Tharanos logró una narrativa clara, empática y concisa ante sus públicos objetivos, pero no logró los resultados que pudieran sostenerla. Las inconsistencias entre lo que se decía y los resultados empezaron a resquebrajar su reputación, hasta que fue insostenible ante las pruebas de que la promesa de valor era inviable.

Casos tan mediáticos como el de Theranos son una buena oportunidad para examinar nuestras propias empresas y estilos de liderazgo para atender señales o actitudes nocivas y que pueden generar crisis que pueden evitarse con un adecuado diagnóstico, cambios en la forma en que trabajamos en equipo, así como actualización de políticas y procesos.

Elizabeth Holmes fraude liderazgo Theranos
SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Newsletter Emprendedor Site