Buscador
LO MÁS VISTO
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital
05-04-2022, 2:47:20 PM

El metaverso es dinero y las criptos reinan: por qué estarás en blockchain cuando entres al mundo virtual

En el metaverso, los objetos digitales que se pueden poseer - tu avatar y la ropa del avatar, por ejemplo - son ‘criptoactivos’

¿Entraras al metverso?
¿Entraras al metverso? © Duncan Rawlinson - Duncan.co/Flickr, CC BY-NC
href=”https://www.flickr.com/photos/thelastminute/51617830752/”>Duncan Rawlinson – Duncan.co/Flickr, CC BY-NC Rabindra Ratan, Michigan State University and Dar Meshi, Michigan State University

Puede que pienses que el metaverso será un montón de espacios virtuales interconectados, una World Wide Web pero a la que se accede a través de la realidad virtual. Esto es en gran medida correcto, pero también hay un aspecto fundamental del metaverso que lo diferenciará de la Internet actual: blockchain (cadena de bloques).

Al principio, la Web 1.0 era la superautopista de la información, formada por ordenadores y servidores conectados en los que se podía buscar, explorar y habitar, normalmente a través de la plataforma de una empresa centralizada; por ejemplo, AOL, Yahoo, Microsoft y Google.

Alrededor del cambio de milenio, la Web 2.0 se caracterizó por los sitios de redes sociales, los blogs y la monetización de los datos de los usuarios para la publicidad por parte de los guardianes centralizados de las plataformas de redes sociales “libres”, como Facebook, SnapChat, Twitter y TikTok.

La Web 3.0 será la base del metaverso. Consistirá en aplicaciones descentralizadas con blockchain que apoyarán una economía de criptoactivos y datos propiedad de los usuarios.

¿Blockchain? ¿Descentralizado? ¿Criptoactivos? Como investigadores que estudian las redes sociales y la tecnología de los medios de comunicación, podemos explicar la tecnología que hará posible el metaverso.

La propiedad de los bits

Blockchain es una tecnología que registra permanentemente las transacciones, normalmente en una base de datos descentralizada y pública llamada libro de contabilidad.

Bitcoin es la criptomoneda más conocida basada en blockchain. Cada vez que usted compra un bitcoin, por ejemplo, esa transacción se registra en la cadena de bloques de Bitcoin, lo que significa que el registro se distribuye a miles de ordenadores individuales en todo el mundo.

Este sistema de registro descentralizado es muy difícil de engañar o controlar. Las cadenas de bloques públicas, como Bitcoin y Ethereum, también son transparentes: todas las transacciones están disponibles para que cualquier persona en Internet las vea, en contraste con los libros bancarios tradicionales.

Ethereum es una blockchain como Bitcoin, pero Ethereum también es programable a través de contratos inteligentes, que son esencialmente rutinas de software basadas en blockchain que se ejecutan automáticamente cuando se cumple alguna condición.

Por ejemplo, se puede utilizar un contrato inteligente en blockchain para establecer la propiedad de un objeto digital, como una obra de arte o música, cuya propiedad no puede ser reclamada por nadie más en la cadena de bloques, aunque guarden una copia en su ordenador. Los objetos digitales que se pueden poseer – monedas, valores, obras de arte – son criptoactivos.

Los objetos como las obras de arte y la música en una cadena de bloques son tokens no fungibles (NFT, por sus siglas en inglés). No fungible significa que son únicos y no reemplazables, lo contrario de los artículos fungibles como la moneda: cualquier dólar vale lo mismo y puede intercambiarse con cualquier otro dólar.

Three women stand in a room with angled walls covered with images
Una exposición de arte NFT en Miami Beach, noviembre 2021. AP Photo/Lynne Sladky

Y lo que es más importante, puedes utilizar un contrato inteligente que diga que estás dispuesto a vender tu obra de arte digital por un millón de dólares en éter, la moneda de la cadena de bloques de Ethereum. Cuando hagas clic en “Aceptar”, la obra de arte y el éter se transferirán automáticamente entre nosotros en la cadena de bloques. No hay necesidad de un banco o de un depósito de garantía de terceros.

Y si alguno de los dos disputara esta transacción – por ejemplo, si usted afirmara que yo sólo pagué 999.000 dólares – el otro podría fácilmente señalar el registro público en el libro de contabilidad distribuido.

¿Qué tiene que ver este asunto de los criptoactivos de blockchain en el metaverso? Todo. Para empezar, la cadena de bloques te permite poseer bienes digitales en un mundo virtual. No sólo serás dueño de ese NFT en el mundo real, también lo serás en el mundo virtual.

Además, el metaverso no está siendo construido por un solo grupo o empresa. Diferentes grupos construirán diferentes mundos virtuales, y en el futuro estos mundos serán interoperables, formando el metaverso. Cuando la gente pase de un mundo virtual a otro – por ejemplo, de los entornos virtuales de Decentraland a los de Microsoft – querrá llevar sus cosas consigo. Si dos mundos virtuales son interoperables, la cadena de bloques autentificará la prueba de propiedad de sus bienes digitales en ambos mundos virtuales.

Esencialmente, siempre que puedas acceder a tu criptocartera dentro de un mundo virtual, podrás acceder a tus criptocosas.

No te olvides de tu billetera

Entonces, ¿qué vas a guardar en tu criptobilletera? Obviamente querrás llevar criptodivisas en el metaverso. Tu criptobilletera también guardará tus bienes digitales exclusivos del metaverso, como tus avatares, ropa de avatar, animaciones de avatar, decoraciones virtuales y armas.

a cartoon image of a young bearded man wearing sunglasses and a backwards ball cap is projected on a wall in a darkened auditorium
El avatar del Presidente de El Salvador, Nayib Bukele. AP Photo/Salvador Melendez

¿Qué hará la gente con sus criptobilletera? Entre otras cosas, comprar. Al igual que probablemente se hace ahora en la web, se podrán comprar bienes digitales tradicionales como música, películas, juegos y aplicaciones. También podrá comprar artículos del mundo físico en el metaverso, y podrá ver y “sostener” modelos 3D de lo que está comprando, lo que podría ayudarle a tomar decisiones más informadas.

Además, al igual que puedes utilizar tu vieja billetera de cuero para llevar tu cédula, las criptocarteras estarán vinculadas a las identidades del mundo real, lo que podría facilitar las transacciones que requieren verificación legal, como la compra de un coche o una casa en el mundo real.

Como tu cédula estará vinculado a tu billetera, no tendrás que recordar los datos de acceso a todos los sitios web y mundos virtuales que visites: basta con conectar tu billetera – o monedero – con un clic y estarás conectado. Los monederos asociados a la identificación también serán útiles para controlar el acceso a las zonas de edad restringida en el metaverso.

Tu monedero criptográfico también podría estar vinculado a tu lista de contactos, lo que te permitiría llevar la información de tus redes sociales de un mundo virtual a otro. “Acompáñame a una fiesta en la piscina en tal mundo”.

En algún momento del futuro, los monederos también podrían estar asociados a puntuaciones de reputación que determinen los permisos que tienes para emitir en lugares públicos e interactuar con personas ajenas a tu red social. Si te comportas como un troll tóxico que difunde desinformación, puedes dañar tu reputación y que el sistema reduzca potencialmente tu esfera de influencia.

Esto podría crear un incentivo para que la gente se comporte bien en el metaverso, pero los desarrolladores de plataformas tendrán que dar prioridad a estos sistemas.

Un gran negocio

Por último, si el metaverso es dinero, seguro que las empresas también querrán jugar. La naturaleza descentralizada de blockchain reducirá potencialmente la necesidad de guardianes en las transacciones financieras, pero las empresas seguirán teniendo muchas oportunidades de generar ingresos, posiblemente incluso más que en las economías actuales. Empresas como Meta proporcionarán grandes plataformas donde la gente trabajará, jugará y se reunirá.

Las grandes marcas también están entrando en la mezcla de NFT, como Dolce & Gabbana, Coca-Cola, Adidas y Nike. En el futuro, cuando se compre un artículo del mundo físico de una empresa, también se podrá obtener la propiedad de una NFT vinculada en el metaverso.

Por ejemplo, cuando compras ese codiciado traje de marca para ir a la discoteca del mundo real, también podrías convertirte en el propietario de la versión cripto del traje que tu avatar puede llevar al concierto virtual de Ariana Grande. Y al igual que podrías vender el traje físico de segunda mano, también podrías vender la versión NFT para que la lleve el avatar de otra persona.

Estas son algunas de las muchas formas en las que los modelos de negocio metaversos se solaparán probablemente con el mundo físico. Estos ejemplos serán más complejos a medida que las tecnologías de realidad aumentada entren en juego, fusionando aún más los aspectos del metaverso y del mundo físico.

Aunque el metaverso propiamente dicho aún no ha llegado, las bases tecnológicas, como la cadena de bloques y los criptoactivos, se están desarrollando constantemente, preparando el terreno para un futuro virtual aparentemente omnipresente que llegará pronto a un “verso” cercano.

Este artículo fue traducido por Infobae.The Conversation

Rabindra Ratan, Associate Professor of Media and Information, Michigan State University and Dar Meshi, Assistant Professor of Communication Arts and Sciences, Michigan State University

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Blockchain Criptomonedas Metaverso