Buscador
FRANQUICIAS IDEAS DE NEGOCIO GUÍA DEL EMPRENDEDOR
Ver revista digital

De Compras, la serie que te serviría en Ciber Monday, Black Friday, Buen Fin y siempre 

Esta serie no solo era un manual para saber comprar, también era una introducción al marketing, ¿la recuerdas?

© Canal Once

Saber comprar es una habilidad muy interesante. Para algunos podría ser vil consumismo, pero ya que no podemos dejar de comprar cosas, al menos podemos aprender a hacer adquisiciones inteligentes. Y esta era la premisa de la serie De compras o DeC, programa televisivo que producía y emitía Canal Once en la década de los 2000 como parte de la programación para niños. 

Así como con El Diván de Valentina, también de la serie De Compras se podían extraer muchos aprendizajes, tanto para el público consumidor como para los emprendedores. 

Si eres millennial, que en esa década estabas en tu infancia o adolescencia, y llegaste a ver esta serie, seguro recuerdas que cada viernes en punto de las 16:00 horas este programa nos sorprendía con un nuevo capítulo que duraba entre 20 y 25 minutos.  

Bajo el slogan “¡Chécalo bien!”, Paula, Omar, Mayte, Rhual, Fernanda y Jorge, los niños que eran parte del equipo DeC, a través de cálculos, comparaciones, ejercicios, pruebas y breves entrevistas, no solo daban a conocer datos interesantes y desconocidos sobre variedad de productos, sino también enseñaban a hacer un consumo más inteligente. Esta serie seguro nos sería muy útil en temporalidades como el Buen Fin o el Black Friday y el Ciber Monday, aunque en realidad siempre que compremos algún producto o servicio.

Lecciones para los consumidores

Esta serie era todo un manual para aprender a hacer compras más informadas: el programa iniciaba con un segmento en el que se hacía alguna comparativa de precios entre un servicio externo y la adquisición de un producto para obtener ese servicio. 

Por ejemplo, el primer capítulo inicia con la reflexión y la comparativa de que a los niños y jóvenes de esa época les salía más barato a largo plazo adquirir consolas para videojuegos que jugar todos los días en las entonces muy populares maquinitas, que podías encontrar en muchos establecimientos de tu barrio. 

En otra de las secciones de cada emisión del programa, se hacía una especie de anatomía de los productos, en los que se explicaba, por ejemplo, qué era un código de barras y para qué servía, qué significaba el contenido neto, qué era la información nutricional, entre otros elementos del empaque de un producto. 

En el segmento Servicios Dec o Puntos Dec, se explicaba con qué condiciones debería cumplir un servicio o un establecimiento para considerar que era adecuado para los consumidores. Por ejemplo, qué condiciones deberían tener un banco, un cine o una pista de patinaje para calificarlos como buenos servicios. 

Había otra sección en la que el equipo DeC hacía una comparación entre varias marcas de un producto para ver cuál resultaba de mejor calidad. Consideraban aspectos como los precios, las características, los beneficios, hacían pruebas (según el producto) en laboratorios y según lo que encontraban, sacaban conclusiones de cuál podía ser el producto más conveniente para el espectador. 

En otro breve segmento de De Compras, se hacía una especie de encuesta sobre las características de algún producto comparándolo con otro similar, y al dar la respuesta, brindaban más información. Por ejemplo, en qué había más leche, si en 10 litros de leche o en un kilo de queso. 

En la sección Desventajas de la moda, presentaban testimonios de niños que por estar a la moda hacían compras de ropa o servicios que al final resultaban ser innecesarias porque con el paso del tiempo perdían vigencia.

En el segmento Todo cambia, se hablaba de algún producto de uso cotidiano y se presentaba una breve historia del producto en cuestión. Por ejemplo, contaron la historia de los productos que le antecedieron al gel para el cabello, una línea del tiempo de la evolución de las consolas de videojuegos, o la historia del chicle. 

Una de las partes más divertidas del programa eran las parodias de comerciales de productos ficticios, en las que de forma satírica se invitaba a los espectadores a cuestionar lo que veían en la publicidad de diversos productos. Cómo olvidar el anuncio del detergente Manchex o de las plumas *Z.

En la penúltima sección de De Compras hacían pruebas a algún juguete para ver si cumplía con las características mencionadas en el empaque del producto. En los casos en que el producto fallaba, el equipo DeC llamaba por teléfono a atención a clientes para reportar la falla del producto. Si el juguete cumplía con todo lo que prometía, también llamaban a servicio al cliente para felicitarlos. La idea era enseñar al espectador a reportar fallas de los productos que adquiriera para que las marcas mejoraran. 

El programa cerraba con el segmento DeC recomienda que te diviertas mucho, en el que daban ideas de qué actividades recreativas y culturales se podían hacer con determinada cantidad de dinero. Por ejemplo, qué puedes hacer con 50 pesos y cuánto ahorrarías al elegir una u otra actividad. 

Con todas estas secciones se esperaba que los televidentes, en este caso los niños y sus padres, aprendieran a informarse más, comparar, reportar fallas con los fabricantes e incluso reportar ante la Profeco cuando fuera necesario y demás acciones para hacer compras más planeadas y ahorrar dinero. 

De Compras y las primeras lecciones de marketing

Por si aprender a consumir de mejor forma te parece poco, esta serie seguramente también nos dio a muchos nuestras primeras lecciones de marketing. 

En la sección del programa llamada Nos conocen muy bien, el equipo De Compras entrevistaba a diversos expertos para preguntar sobre algunos conceptos o el por qué de determinadas acciones de las marcas. 

Tal es el caso del primer capítulo en el que entrevistan a una mercadóloga para entender por qué las marcas usan determinados colores en sus productos y en su publicidad, misma explicación que los niños complementan con algunos ejemplos. Eso que ahora sabemos que se llama psicología del color. Además, oros capítulos en los que explican por qué las marcas eligen personajes famosos para su publicidad o cómo las promociones eran una forma de generar engagement

Además de estas primeras nociones de marketing, De Compras dejó también una importante lección para los emprendedores: dar el mejor servicio y los mejores productos a tus clientes para que además de seguir prefiriendo tu marca, al momento de comparar con tu competencia encuentren tus ventajas y las recomienden a otros consumidores. 

La serie solo tuvo una temporada de 14 capítulos, pero aún así sus consejos e información llegaron a ser muy útiles. Admito que en mí influyó mucho esta serie, pues de no haberla visto, probablemente sería una compradora compulsiva con serios problemas financieros. Y porque de no haberla visto, no me habría apasionado por el marketing. 

Canal Once Consumidores De Compras Marketing Profeco
autor Comunicóloga especializada en periodismo de ciencia y marketing digital. La curiosidad lleva a este ser con personalidad de gato a encontrar vínculos donde aparentemente no los hay. Siempre que puedo, me gusta aportar aunque sea un granito de lo que he aprendido. Fan del mundo del emprendimiento y de las MMA.