"La mediocridad es inquieta, y viaja" - Nicolás Gómez Dávila

La elección del consejero del Rey (R)

Si el tercer sabio hubiera visto dos sombreros negros habría dicho sin dudar que el suyo era blanco. Al dudar el tercer sabio pudo ver:

  • Dos sombreros blancos.
  • Uno blanco y uno negro.

El segundo sabio también hace el mismo razonamiento que el primero pero con la diferencia que sabe que el primero tiene un sombrero blanco, lo que no sabe es si el suyo es un sombrero negro.

El primero piensa que si él tuviera un sombrero negro, el segundo sabio no habría dudado, ya que sería seguro que el sombreo del segundo era blanco. Pero al no contestar nada se confirma que su sombrero es blanco.

Volver al ejercicio