Los Sonidos del Bosque

  • Imprimir

Los Sonidos del Bosque

Hace mucho tiempo, en el siglo tercero A.C., el Rey Ts´ao envío a su hijo, el príncipe Tai, al templo para que estudiara con el gran maestro Pan Ku. Puesto que el Príncipe T´ai, habría de sucederá su padre en el trono, Pan Ku debía enseñar al joven muchacho las bases para ser un buen regente. Cuando el príncipe llegó al templo, el maestro lo envió inmediatamente  al bosque de Ming-Li. Después de un año, el príncipe tendría que regresar al templo y describir los sonidos del bosque.

Cuando el príncipe Tai regresó, Pan Ku pidió al muchacho que describiera todo aquello que había podido oír. "Maestro" replicó el príncipe "pude oír el cuclillo cantar, las hojas crujir, el colibrí murmurar, la hierba silbar,  las abejas zumbar y el viento susurrar."

Cuando el príncipe hubo terminado el maestro decepcionado lo envió de regreso al bosque para ver que más podía escuchar. El príncipe no podía comprender la petición del maestro. Acaso no le había descrito ya cada sonido?

Durante  días y noches sin descanso, el joven príncipe se pasaba sentado solo en el bosque escuchando. Pero no podía escuchar ningún sonido que no hubiera oído antes. Hasta que una mañana, mientras el príncipe se hallaba en silencio detrás de los árboles, empezó a percibir unos débiles sonidos que jamás había notado. Entre más atención ponía, más claros se hacían estos sonidos. Un gran sentimiento de claridad envolvió al muchacho. "Estos deben ser los sonidos  que el Maestro desea que yo distinga", reflexionó.

Nuevamente regresó al templo y el maestro le preguntó entonces qué más había podido oír. "Maestro", respondió el Príncipe en forma reverente, "cuando escuché con más atención pude oír aquello que nunca había escuchado: el sonido de las flores al abrir, el sonido del sol calentando la tierra y el sonido de la hierba bebiendo el rocío de la mañana." El Maestro asintió complacido. "Escuchar lo no escuchado", comentó Pan Ku, "es una disciplina indispensable para ser un buen regente.

Porque sólo cuando un gobernante  ha aprendido ha escuchar más de cerca los corazones de la gente, oyendo sus sentimientos no comunicados, su dolor no expresado y su queja no hablada, puede él esperar tener la confianza de su pueblo, entender cuando algo está mal y conocer las verdaderas necesidades de sus ciudadanos.

 


 

La decadencia de los estados surge cuando los líderes sólo escuchan las palabras superficiales y no penetran profundamente en las almas de la gente para escuchar sus verdaderas opiniones, sentimientos y deseos.

Adaptado de Harvard Business Review