"El mundo mejorará cuando los buenos tengan suficiente maldad para imponer su bondad" - Millôr Fernandes

Consultoría Virtual

www.allposters.com

Consultoría
virtual para
emprendedores


Es diferente, pero efectiva...

Consultoría virtual para emprendedores

¿No quiere dejar que su idea de negocio se quede sólamente en una idea?

¿Necesita revitalizar su empresa o darle un giro completo a su plan de negocio?

Para eso estamos... Mi nombre es Guillermo Ramírez, (lo cual no le dice a usted mucho, por supuesto), y junto con mi hermano Ricardo Ramírez hemos tenido la fortuna de participar durante más de dos décadas en incontables procesos de creación y de transformación de empresas de todo tamaño, desde multinacionales hasta familiares.

Han sido retos fascinantes y reconfortantes, en especial cuando estas empresas son el fruto del trabajo de emprendedores honestos y tenaces. Además, nos ha encantado comprobar que, en la mayoría de los casos, la solución se hallaba dentro de la propia empresa y casi siempre surgió a partir de la iniciativa de su gente.

Lo invitamos a conocer algunos de esos ejemplos reales.

cafecito

O si quiere tomarse con nosotros 
un ciber-cafecito...
podemos iniciar una consultoría en línea inmediatamente.


Para empezar...

  • Una gran empresa multinacional, con sede en 81 países encontró la fórmula para medir y cuantificar el costo de la falta de calidad de su servicio. A partir de una metodología sencilla pero brillante, desarrollada por sus propios empleados, logró incorporar las pérdidas por mal servicio a su sistema de información. En el primer semestre de implantación del sistema, encontró que más de tres millones de dólares se habían perdido por problemas de calidad. Esta cifra era muy similar a la reportada en pérdidas del ejercicio en el año anterior...
  • Un fabricante de productos electrónicos, "obligado" por la industria automotriz a acogerse a los métodos ISO-9000, encontró las claves de su productividad al reformular sus procesos y sus estrategias de compras de materiales y de mercadeo. Lo que al principio se adoptó como un requerimiento técnico, se convirtió en la pieza clave de la competitividad del negocio.

  • Un gran almacén de depósito aduanero enfocó sus procesos al cliente y no a su jerarquía interna, lo que le permitió diseñar soluciones a la medida e inventar nuevos servicios que antes no eran posibles.

  • Un importador de equipos de alta tecnología encontró en la auditoría exigente de su servicio al cliente, no sólo la herramienta que le permitiría controlar su negocio, sino la que marcaría la diferencia con sus competidores.

También lo lograron...

  • Un productor de software cambió su estrategia de buscar muchos clientes nuevos y se concentró en cultivar la lealtad de sus usuarios actuales para el desarrollo de nuevas aplicaciones y servicios. La consecuencia "inesperada" fue que los clientes actuales se convirtieron en los principales generadores de clientes nuevos.
  • Un fabricante de muebles, cuyo negocio creció velozmente, descubrió que regresar a su tamaño original era la fórmula para dejar de tener números rojos en sus libros. Además, aprovechó la apertura, en vez de quejarse de ella, para obtener una alianza comercial con uno de los mayores productores en su ramo en el mundo.
  • Una empresa fabricante de productos para el hogar evitó irse a concordato con una agresiva campaña interna de desarrollo de ventas y de productividad. Durante el proceso no prescindió de ningún empleado. Al contrario: cada uno contribuyó a salvar la empresa.
  • Una empresa manufacturera, al encontrar cerradas las puertas del crédito de bancos y proveedores, tuvo que buscar una fuente de fondos que había olvidado: ¡su propio negocio! Mediante compras de contado pequeñas y más frecuentes obtuvo grandes descuentos que le significaron un ahorro de 500 mil dólares al año, más o menos la cifra que había pagado en intereses a bancos el año anterior.

Dieron la vuelta...

  • Una empresa comercializadora (sin dinero para publicidad) comprendió que las puertas de sus puntos de venta no sólo estaban abiertas para que los clientes entraran, sino para que los vendedores salieran a buscarlos. En menos de un mes reactivó las ventas de todos sus locales y descubrió que los principales nuevos clientes eran ¡sus propios vecinos!
  • Una importante empresa de ingeniería y construcción encontró que la interventoría internade sus diseños bajo un esquema ISO-9000, no sólo le permitía atender y superar las exigencias de la interventoría externa, sino que le significaba ahorros enormes en sobrecostos por errores y olvidos.

  • Una importante empresa petrolera replanteó su sistema de compras y almacenamiento de materiales y comprobó que con los nuevos procedimientos se podía ahorrar cerca de un millón de dólares trimestrales.
  • Un fabricante de equipos industriales comprendió que no bastaba con ser mejor que sus competidores nacionales, sino que tenía que tener calidad de exportación para vender... ¡en su propia ciudad! Al cambiar sus parámetros de comparación fijó las bases para volver a crear una empresa de clase mundial.

Nunca faltan los fracasos...

  • En uno de los casos, la arrogancia de los dueños de la empresa y el panorama de un éxito económico a corto plazo les impidió ver con claridad los nubarrones que se avecinaban. Tal vez su jet particular volaba a mayor altura de la que dictaba la prudencia.
  • En otro caso, las disputas familiares llegaron a tales extremos que arrastraron en una espiral de autodestrucción a toda la organización. A la hora de la "repartición", descubrieron que ya no quedaba nada por dividir, tan solo el espectro de la derrota y las culpas.
  • No faltó el gerente general que se encaminó en un programa de transformación sin el convencimiento propio ni la voluntad de apoyarlo sincera y honestamente. Sin enfocarse en las necesidades reales de la organización, se enredó en las tendencias gerenciales de moda que poca o ninguna aplicación tenían en su empresa. Esta salida en falso significó una pérdida de credibilidad enorme que dificultó cualquier intento posterior de cambio.

Concluyendo...

Este paquete de buenas y malas experiencias (tal vez estas últimas tan enriquecedoras como las primeras), nos ha permitido ofrecer un tipo de consultoría diferente. Sin esquemas pre-establecidos o fórmulas mágicas extraídas de los "best-sellers" de administración, hemos podido descubrir que cada organización tiene la solución en su propia naturaleza y en su gente.

Por supuesto que toda transformación está enfocada hacia los resultados económicos de la compañía y está basada en el núcleo del negocio, que son sus clientes, pero siempre se apoya en dos pilares esenciales:

  1. El desarrollo y la utilización de sistemas internos de información (no necesariamente computadores) útiles para la toma de decisiones.
  2. La participación de los empleados, considerados no como una cifra del gasto sino como una verdadera fuente de desarrollo de la empresa y un elemento generador de utilidades.

En dos palabras: información y acción. Pero con un toque de innovación centrada en las capacidades y en el conocimiento propios de la organización y, sobre todo, sin alejarse de sus realidades económicas ni de las herramientas tecnológicas disponibles para el empresario moderno.


cafecito

Ahora, sólo nos resta invitarlo a que se tome con nosotros un ciber-cafecito...