El líder introvertido

http://emprendedor.com/2015/?p=1063

Edifique sobre la base de su fuerza silenciosa

Jennifer B. Kahnweiler

Reseña

La consultora Jennifer B. Kahnweiler explica con gran detalle –mediante estrategias, ejemplos, autopruebas y formularios– cómo los introvertidos pueden ser mejores líderes. Esta segunda edición de su libro amplía su trabajo sobre la naturaleza, los comportamientos y el potencial de liderazgo de los profesionales introvertidos. Las estrategias bien informadas de Kahnweiler abrirán puertas a los mandos intermedios introvertidos, profesionales de la tecnología que necesitan desarrollar habilidades personales, mujeres que luchan para que sus jefes escuchen y directivos que quieren sacar lo mejor de sus empleados introvertidos.

En este resumen usted aprenderá

  • En qué difieren los introvertidos y los extrovertidos;
  • Cuáles son los seis desafíos que enfrentan los introvertidos y
  • Cómo aplicar el Proceso de las 4Ps para convertir sus “fuerzas silenciosas” en “liderazgo introvertido”.

Ideas fundamentales

  • Algunos rasgos de la introversión, como escuchar, la preparación y la serenidad, son grandes cualidades que se encuentran en los líderes excelentes.
  • La introversión y la extroversión siguen un gradiente; no son ni una cosa ni la otra.
  • Los introvertidos encuentran que socializar con grandes grupos de personas es agotador.
  • La introversión incontrolada puede constreñir su carrera y obstaculizarle como líder.
  • Usted puede manejar su introversión y salir adelante en su organización, incluso si recompensa la extroversión.
  • Los extrovertidos deben ser conscientes de las barreras que enfrentan los introvertidos.
  • Estas son: agotamiento, ritmo acelerado, ser interrumpidos, presión para promocionarse, énfasis en los equipos e impresiones negativas.
  • Los introvertidos pueden utilizar las 4P para gestionar su relación con las personas: preparación, presencia, empuje y práctica.
  • Los introvertidos tienden a sufrir estrés, invisibilidad y vacíos de percepción.
  • Los introvertidos pueden llegar a ser más extrovertidos si actúan como “si fueran” extrovertidos, pero intentar con demasiada fuerza salir de la introversión puede tener resultados contraproducentes.

Resumen

Extrovertidos e introvertidos

Los extrovertidos prosperan en un ambiente organizacional ajetreado, pero los introvertidos descubren que tratar con un gran número de personas agota su energía, por lo que muchos se sienten excluidos, ignorados o incomprendidos en el tumulto de la vida organizacional. Sus carreras a menudo se ven afectadas por la falta de una fuerte capacidad de relacionarse con la gente, pero algunos de sus rasgos naturales, como escuchar, la preparación y la serenidad, pueden convertirse en grandes cualidades de liderazgo. Los rasgos que suelen diferir entre introvertidos y extrovertidos incluyen:

  • Los introvertidos reflexionan y luego hablan; los extrovertidos hablan inmediatamente.
  • Los introvertidos obtienen energía de la soledad; los extrovertidos obtienen energía de otras personas, aunque ambos pueden necesitar descansos ocasionales.
  • Los introvertidos son más restringidos; los extrovertidos son más exuberantes.
  • Los introvertidos tienen expresiones faciales discretas y son privados al principio; los extrovertidos son facialmente expresivos y comparten abiertamente.
  • Los introvertidos prefieren escribir; los extrovertidos prefieren hablar.
  • Los introvertidos son humildes, tranquilos y necesitan tiempo para prepararse; a los extrovertidos les gusta hablar de sus logros y están dispuestos a improvisar.

Seis barreras significativas que enfrentan los introvertidos

Los líderes introvertidos pueden aprender a lidiar con la introversión como lo harían con cualquier otro desafío empresarial, determinando qué comportamientos ayudarán a resolver un problema y las estrategias para poner en práctica esos pasos. Pueden convertir sus características en activos deseables, como lo han hecho los famosos líderes introvertidos Bill Gates, Mark Zuckerberg, Janet Yellen y Warren Buffett. Los líderes introvertidos a menudo enfrentan seis barreras significativas. Hacer públicos estos retos es el primer paso para cambiar las expectativas de la gente. Estos son:

  1. Agotamiento – Mientras que los introvertidos generalmente disfrutan de otras personas, su energía disminuye cuando el número de interacciones es demasiado alto. Por otro lado, el aislamiento deja a los extrovertidos sintiéndose agotados y fatigados. Necesitan la energía de otras personas. La cantidad de tiempo que necesitan pasar con gente, varía. Para convertirse en líderes, requieren de las herramientas adecuadas y la conciencia para manejar la conectividad que requiere el liderazgo.
  2. Un ritmo acelerado – El ritmo del cambio tecnológico puede dar un ritmo frenético al trabajo. Cuando eso sucede, los introvertidos necesitan más tiempo para recolectar datos y reflexionar sobre su situación a fin de tomar mejores decisiones.
  3. Ser interrumpido – Los introvertidos suelen enfrentar problemas para ser escuchados, especialmente en las reuniones cuando los extrovertidos toman la palabra. Las mujeres pueden enfrentarse a un doble sesgo en un medio empresarial dominado por hombres en el que la norma sea interrumpir. Las personas introvertidas deben adoptar estrategias para que sus ideas y soluciones sean escuchadas por encima del bullicio.
  4. Presión para autopromocionarse – Muchos introvertidos encuentran que el esfuerzo requerido para promocionarse a sí mismos es demasiado difícil. Les incomoda hacer redes, tienden a ser humildes y valoran la privacidad. A menudo no ven la necesidad de alardear de sus logros, ni en persona ni en los medios sociales. Por lo tanto, parecen palidecer en comparación con sus colegas extrovertidos.
  5. Énfasis en los equipos – Muchos introvertidos pasan su tiempo más productivo pensando y creando proyectos por su cuenta en lugar de pasar tiempo colaborando con los miembros del equipo. El trabajo en equipo permite la lluvia de ideas, pero reduce el tiempo que los introvertidos necesitan para resolver problemas en solitario.
  6. Impresiones negativas – Como los introvertidos suelen mostrar menos emoción en sus expresiones faciales, otros les preguntan a menudo: “¿Pasa algo malo?” Esta brecha de percepción ocurre cuando alguien malinterpreta la intención del introvertido. Por ejemplo, si no asiente con la cabeza y muestra interés en lo que otra persona está diciendo, él o ella podría pensar que es lento, soberbio, desmotivado, indeciso, frío o insensible. Las mujeres introvertidas han sido malentendidas como insensibles.

Este es el momento para los líderes introvertidos

Los líderes introvertidos pueden usar sus “fortalezas silenciosas” para abordar estos desafíos. Cualquier organización puede beneficiarse al expandir su modelo de liderazgo más allá de la extroversión. Entre las habilidades de los líderes introvertidos se pueden incluir las siguientes:

  • Resolver problemas urgentes – Los equipos y las organizaciones necesitan la creatividad y el poder cerebral de los introvertidos para generar nuevas ideas, enfrentar el statu quo y el pensamiento grupal, y considerar profundamente los problemas mundiales, como la mitigación del cambio climático.
  • Aumentar el compromiso – La retención del empleo mejora cuando las empresas involucran a los introvertidos en su trabajo, los ayudan a alinear sus esfuerzos con los objetivos corporativos y reconocen sus contribuciones.
  • Creación de espacios de trabajo productivos – Las empresas pueden organizar lugares de trabajo flexibles para acomodar formas de trabajo tanto solitarias como colaborativas para beneficiar a introvertidos, extrovertidos y a aquellos a quienes el psicólogo Adam Grant llama “ambivertidos”: por ejemplo, vendedores que pueden escuchar profundamente y hablar ardientemente sobre sus productos.
  • Permitir a los extrovertidos aprovechar su lado introvertido – Ayudar a los introvertidos a ganar reconocimiento también ayuda a sus colegas a apreciar mejor sus propias fortalezas más tranquilas. Una organización se beneficia cuando sus extrovertidos aprenden a prestar atención a lo que los introvertidos están pensando, y cuando estos aprenden a ser un poco más participativos.
  • Lograr más juntos – Cuando introvertidos y extrovertidos trabajan en armonía, aportan una amplia gama de talentos. Los equipos diversos pueden lograr más que los homogéneos. Cuando unen fuerzas, todos se benefician de los resultados.

Los cuatro elementos para desbloquear el éxito

Usted puede tomar cuatro pasos para poner en práctica sus tendencias introvertidas y convertirse en un líder fuerte. Estos cuatro elementos pueden ayudar a convertir los grilletes de la introversión en fuerzas activas:

  1. Preparación – La preparación requiere actividades que alimentan su “punto dulce” jugando con sus tendencias naturales. Estas actividades podrían incluir escribir preguntas antes de una reunión o investigar a un cliente antes de una reunión de ventas. Si está preparado, tendrá más confianza.
  2. Presencia – Estar presente significa que está prestando atención a la gente en la habitación. No está pensando en el pasado o en el futuro, sino que está comprometido con el momento y puede obtener más de cada situación. Por lo tanto, levante la vista de su computadora cuando alguien se acerque para hablar con usted, comparta una visión perceptiva en su próxima reunión y anime sus presentaciones.
  3. Empuje – Aunque otras personas no lo sepan, los introvertidos se están empujando a sí mismos cada vez que tienen que salir de sus zonas de confort y correr un riesgo. Esto podría significar pedir un aumento de sueldo a su gerente, ir a un evento profesional al que preferirían no asistir o entablar una conversación con un conocido lejano.
  4. Practicar – Aproveche cada oportunidad para usar sus habilidades y talentos para reforzar nuevos comportamientos. Incluso grandes campeones como la gimnasta olímpica Simone Biles y el violinista Joshua Bell practican continuamente. Para sentirse cómodo en situaciones sociales, practique el uso de rompehielos, cuente historias y propicie las reuniones.

“Mientras que los introvertidos reconocen y se apropian cada vez más de sus fortalezas, es difícil superar el arraigado y sutil sesgo que atiende a las preferencias de los extrovertidos”.

Para utilizar los cuatro elementos, desarrolle un plan de acción. Diríjase a los rasgos que desea trabajar, como la forma en que se presenta, y para cada uno enumere las acciones que tomará. Esto le ayudará a desarrollar valentía y confianza en sí mismo. A medida que se esfuerce para controlar las formas en que se manifiesta su introversión, no se esfuerce demasiado, porque eso puede ser contraproducente. Empujarse demasiado lejos de su ser auténtico puede producir resultados negativos. Si se prepara demasiado para una reunión, puede provocar demasiado estrés, cuestionarse a sí mismo y sonar demasiado ensayado. Trabaje duro en sus cuatro elementos, pero con equilibrio.

Personas, proyectos y presentaciones

Los introvertidos pueden usar los cuatro elementos para construir y mejorar sus habilidades de liderazgo. Prepárese tomando un tiempo introspectivo para conocerse a sí mismo, construir su equipo, comprender a su equipo y crear un ambiente; preste atención a sus puntos ciegos. Para aumentar su presencia, camine, escriba, escuche como un líder, tenga conversaciones espontáneas, preste atención a las expresiones faciales y flexione su estilo. Experimente con tres estrategias para ganar ímpetu de liderazgo: sea asertivo; delegue, delegue, delegue, delegue; y mantenga una mente abierta. Practique las habilidades que necesita para mejorar y pulir sus habilidades naturales para lograr una combinación ganadora. Los introvertidos de gran éxito –como la cantante Beyoncé, el filántropo Bill Gates y la actriz Meryl Streep– han dominado la oratoria y usted también puede hacerlo. Aproveche las lecciones de los cuatro elementos preparándose usted mismo y sus materiales; estando presente con su audiencia; verbalizando sus ideas y siendo creativo, y practicando hablar en público siempre que pueda.

El liderazgo y la participación en reuniones

Elija entre una variedad de técnicas para aprovechar sus puntos fuertes y evitar que los extrovertidos lo atropellen en las reuniones. Una vez más, las 4P (o cuatro pasos) pueden ayudarle a ser escuchado. Para prepararse, conozca el propósito de la reunión, esté listo para contribuir, entre en la reunión y sepa dónde sentarse. Establezca su presencia creando y haciendo cumplir las reglas básicas, utilizando la “escritura de ideas” (una versión manuscrita de la lluvia de ideas), haciendo que su voz sea escuchada, e incorporando pausas para ganar tiempo para responder a las solicitudes. Mejore su fuerza de empuje utilizando bien la tecnología y teniendo herramientas asertivas para manejar a los extrovertidos. Asistir a las reuniones es una excelente manera de practicar sus habilidades. Usted puede controlar su participación si se convierte en un experto en el tema de la reunión, utiliza las reuniones como laboratorios de aprendizaje y practica nuevos enfoques.

El networking, a su manera

Usted no está solo si alguna vez se ha sentido descontextualizado. A menudo, la gente comparte información importante en pre-reuniones informales en el gimnasio, campo de golf o cafetería; en ferias comerciales y conferencias; y en eventos comunitarios y proyectos de voluntariado. Los líderes introvertidos pueden utilizar los cuatro elementos para conectarse en red y unirse a estos intercambios mutuamente beneficiosos. Para prepararse, conozca su propósito, decida lo que puede ofrecer, decida lo que necesita, prepare preguntas y cree una estrategia de medios sociales. Para construir una presencia en la red, escuche con profundidad, parafrasee, observe a la gente para evaluar el tono e ir más allá de la charla informal. Para conectarse en red, guarde su teléfono, presente a la gente, use una frase rompehielos y tome pausas. Aunque la sociedad actual, turbulenta, pueda parecer que piensa de otra manera, la introversión es un estilo personal perfectamente legítimo. Los líderes introvertidos exitosos saben cómo usar su inclinación natural a interactuar uno a uno con la gente para establecer y mejorar su relación en una variedad de ambientes informales. Prepárese aprendiendo estrategias de coaching y comunicación para construir su influencia. Para establecer su presencia, tenga una lista de puntos para discutir, comunicar expectativas y solicitar aportes.

Gestionar hacia arriba

Aunque el experto en gestión Peter Drucker dijo: “No es necesario admirar a su jefe, ni le tiene que caer bien”, sí creía en tener buenas relaciones con su jefe. Si se prepara adecuadamente, se reunirá con su jefe regularmente para evaluar el valor que usted aporta y observar el estilo de su jefe. Aumente su presencia en las “reuniones ascendentes” con cuatro estrategias: sea usted mismo, demuestre resultados, actúe con base en la retroalimentación y solicite tener mentores y patrocinadores. Algunos de los enfoques de empuje que pueden mejorar la relación con su jefe incluyen ser honesto, dar retroalimentación ascendente, proteger a su jefe y saber cuándo mantenerse al margen. Manténgase al tanto del cambio si desea que la gestión sea una pieza central de su cartera de liderazgo.

Sobre la autora

Jennifer B. Kahnweiler, PhD, asesora a importantes empresas, es oradora profesional y escribió Quiet Influence y The Genius of Opposites.

Fuente: www.getabstract.com